Visión energética y espiritual de la gripe influenza A H1N1

Como podemos transitar esta gripe que convive con nosotros?
Que mirada le podemos dar desde la visión de nuestras almas?
Que recursos tenemos desde lo energético para prevenir?
Como podemos acompañarnos en este proceso?

Lo primero que tenemos que saber, es que no tenemos que entrar en pánico. Tenemos que tratar de no asustarnos, y tomar medidas de prevencion. Inmediatamente después del virus, lo mas dañino y contagioso es el miedo, que afecta a todos, individual y colectivamente. Cuando tenemos miedo, nos paralizamos, y nuestro corazón se cierra junto con millones mas. Ese es en mi opinión el peor daño. A la falta de amor que estamos registrando en la sociedad en general se suma esto. Que es que muchos corazones que de a poco se empezaban a abrir, por el miedo se volvieron a cerrar. Hay gente que esta abriendo y exudando mucha energía amorosa en la sociedad. Desde el silencio pero somos varios los que lo hacemos. Y ayuda contundentemente. Sanadores, terapeutas, médicos y distintas personas de distintos ámbitos, pero con mucha conciencia amorosa están ayudando desde el silencio a limpiar toda esta polución que opera en otros planos y también en este. La mejor manera de sanar esto y cualquier otra cosa es con energía del cardiaco, con amor. Y para esto no se necesita mas que la intención.

Para nuestras almas es un aprendizaje continuo y la exigencia de encarnar en nuestros cuerpos. Casi me animaría a decir que la mejor vacuna para esta enfermedad, es la de traer vibracion alma al cuerpo. Llenar nuestros cuerpos con esa energía de tan alta vibracion, que es nuestra esencia. Son tiempos donde hay que soltar lo viejo, entregarlo a tierra y dejarlo ir al oeste, para que esa energía que viene tan sutil pero a su vez de tan alta vibracion, pueda entrar en nuestros cuerpos. Y esta gripe nos exige que hagamos eso. A veces para el alma es el único recurso que encuentra como forma de ponernos en ese camino que vinimos a recorrer. Les recuerdo que todas las almas que estamos acá elegimos hacerlo, y desde algún lugar sabían de estas situaciones por las que atravesaríamos. Entonces, pongamonos a trabajar.

Hay tres chacras que tenemos que trabajar en esta época de gripe. Primero el Raíz, que tiene que ver con nuestra toma de energía vital. Nuestra fisicalidad. Asumir la presencia de la tierra como nuestra madre tierra, ese ser vivo que nos sostiene y a su vez nos vitaliza nuestro cuerpo físico. Honrar que somos almas encarnadas y que habitamos cuerpos físicos que deben ser alimentados por la tierra. Osea, habitar nuestros cuerpos, coenctar con la tierra y tomar energía de ella. El segundo chacra es el sacro, que tiene que ver con el placer de vivir en un cuerpo fisico. Es imprescindible que recuperemos ese placer por levantarnos a la mañana en este mundo. Disfrutar!!! No levantarnos como si fuera un pesar. Todo lo contrario. Y por ultimo el otro chacra es el cardiaco, que tiene que ver con nuestra capacidad de dar y recibir amor. La necesidad de mirarnos y mirar al otro con mucho amor y compasión. Si hay algo que nos pide esta gripe y estos tiempos es AMOR, vibrarlo desde nuestros corazones. No un amor mental ni posesivo, el verdadero amor incondicional. El amor del alma, el amor de Dios. Nosotros somos eso esencialmente. Y tenemos la responsabilidad de devolverle ese estado a este mundo, a este planeta, a nosotros. Y ayudar a los demás a que puedan alcanzar esa vibracion.

Por ultimo creo que este es un momento para que todos nos unamos y hagamos el trabajo en red, como debe ser. Basta de individualismo, basta de yo, empecemos a vibrar en la unidad, en comunidad, de una vez por todas demos nos cuenta que somos todos hermanos en este viaje.
Esta gripe y los cambios que estamos registrando en el planeta nos piden limpiar, sanar. Sanar nuestras distorsiones, nuestras proyecciones, nuestras defensas, nuestros dolores. Y para eso la única mendicación necesaria es AMOR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *