Vigilancia espacial de enfermedades

Nasa/creada por Jesse Allen; Observatorio de la tierra a partir de datos obtenidos del equipo de respuesta rapida modis

La difusión de muchas enfermedades contagiosas se debe, entre otras causas, a las aves y los mosquitos. Estos vectores siguen al calor y las lluvias. Se están empezado a utilizar datos obtenidos por satélites para la detección de condiciones ambientales que pudieran ser causa de enfermedades. Ya se ha cartografiado con ellos el avance de la gripe aviar H5N1 en Asia. El pato doméstico, morador habitual de los arrozales del sudeste asiático, es uno de los principales portadores de la enfermedad. Xianming Xiao, director asociado del Centro de Análisis Espacial de la Universidad de Oklahoma, se vale de imágenes de satélite para levantar mapas de las pautas agrícolas de la región. Estos mapas señalan en qué lugares es más probable que habiten los patos y, en consecuencia, desde dónde es más probable que se difunda el virus de la gripe aviar.
También las aves migratorias transportan el virus, pero resulta más ardua la predicción de sus pautas de viaje. Xiao y sus colegas combinan las imágenes de los satélites con datos de temperaturas en superficie, obtenidos también desde satélites, para averiguar las rutas de esas aves, y así, las del virus. Estos agentes ambientales se correlacionan, auxiliados por modelos informáticos, con la difusión de la gripe en poblaciones humanas.
Como es obvio, no es posible encomendar todo el trabajo a tales observatorios orbitales. Xiao explica que, para valorar la gravedad de la difusión de la gripe aviar a partir de imágenes orbitales, fue necesario disponer también de información detallada sobre las poblaciones humanas: por ejemplo, la probabilidad de que ciertas comunidades críen patos para el consumo. «La supervisión desde satélites puede proporcionar observaciones coherentes y sistemáticas», explica Xiao. «Por otra parte, las observaciones in situ siguen siendo de la máxima importancia; por ello, la clave consiste en combinar unas y otras. Lo que es un auténtico problema».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *