VICO

El napolitano Vico, que publicó en 1725 su obra La ciencia nueva, merece un lugar en la historia de la filosofía, pues aunque no la abrazase en todas sus partes, emitió ideas notables sobre su fundamento: el criterio de verdad. En esto, como en todo lo demás, manifiesta !a originalidad que le distinguía. Opina Vico que el criterio es la causalidad, el haber hecho la cosa conocida. Nuestros conocimientos son completamente ciertos cuando los objetos son obra propia, y la certidumbre disminuye a proporción que hemos tenido menos parte en la obra. Por este principio explica Vico la diferencia de certeza entre las ciencias que versan sobre las ideas y las que tienen por objeto la realidad; en el primer caso se hallan las matemáticas; en el segundo, la física. En las matemáticas encontramos certeza completa, porque su objeto es una combinación de nuestro entendimiento; nosotros mismos hemos puesto las condiciones, y sobre ellas estribamos; así juzgarnos con toda seguridad de lo que hay, porque sólo hay lo que nosotros hemos puesto. No sucede así en la tísica; la Naturaleza nos ofrece los hechos; los contemplamos, pero no son nuestra obra, no podemos alterar las condiciones a que están sujetos. Esta doctrina presenta algunos puntos luminosos, pero se halla sujeta a graves dificultades. Es evidente que si se la tomase en un sentido absoluto, conduciría al escepticismo en todo lo que no fueran puras combinaciones de nuestra mente; y aun en éstas no dejaría de haber dificultades para aplicar con exactitud el principio de la causalidad como único criterio. Siéndome imposible extenderme sobre este punto, me refiero a lo que dije largamente en otra parte. (V. Filosof. fund., lib. I, caps. XIII, XXX y XXXI.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *