Vassula Ryden

Vassula Rydén, de nacionalidad griega, nació en Egipto, y pertenece a la Iglesia Griega Ortodoxa. En 1985, mientras vivía en Bangladesh, Dios se acercó a ella de una manera extraordinaria para utilizarla como Su instrumento y encargarle Sus Mensajes para toda la humanidad. En realidad son un recordatorio de Su Palabra. En estos Mensajes para nuestros tiempos, Dios nos está llamando al arrepentimiento, la reconciliación, la paz y la unidad.

En los inicios de la intervención de Dios, Vassula estaba totalmente confundida y temía que estaba siendo engañada. Esta incertidumbre fue verdaderamente su mayor cruz, ya que ella nunca había escuchado que Dios le hablara a la gente en nuestros tiempos. Por esto, ella tenía miedo y trataba de luchar contra esta experiencia, pero en lugar de disminuirla, Dios se acercó a ella aún más intensamente. A medida que la sagrada comunicación progresaba, hubo un cambio perceptible mientras Vassula crecía en la fe, en el conocimiento y en el amor de Dios. Su necesidad de buscar reafirmación disminuyó y cada vez se sentía más cómoda en este rol inusual lo cual, a su vez, permitía manifestaciones más completas de su Divino visitante.

El tema principal de los Mensajes es el Amor Divino de Jesús expresado en términos nupciales, característica del misticismo, pero manifestado como una efusión, un derramamiento del Amor Inefable de Cristo. El hecho de que Vassula, sin haber recibido jamás ninguna educación catequística, mucho menos formación teológica, sea capaz de escribir acerca de estos temas espirituales tan profundos, sin cometer ningún error, es en sí mismo una confirmación poderosa de la autenticidad de sus Mensajes.

Desde 1988, Vassula ha sido invitada a hablar a 60 países y ha dado más de 700 pláticas. Por sus esfuerzos en este trabajo, Vassula no recibe ninguna regalía, honorarios o beneficios. Hasta ahora, los libros han sido traducidos a 40 idiomas. Están escritos en un idioma tan claro y directo que cualquiera puede entenderlos. Al mismo tiempo, su contenido es tan rico y profundo que brillantes teólogos han sido inspirados a escribir libros acerca de la espiritualidad de los Mensajes.

Dios Mismo ha elegido nombrar estos Divinos Mensajes como la: Verdadera Vida en Dios. A donde quiera que Vassula es invitada, ya sea Asia, el Continente Americano, Australia, África o Europa, es recibida por multitudes de personas de todas las edades, clases sociales y ambientes, tanto Cristianos como no-Cristianos. Entre aquellos que vienen a escuchar su testimonio, no sólo asisten laicos, sino también sus líderes espirituales y miembros jerárquicos. También ha sido invitada a hablar, por miembros de otras religiones, como los Judíos Israelíes, y los monjes budistas de Hiroshima y de Bangladesh. La asistencia en sus reuniones ha alcanzado hasta 150,000 personas y en algunos países, algunos eran Musulmanes, Hindúes, Budistas y Judíos.

Ha sido invitada en tres ocasiones a hablar sobre la unidad en el Concilio Mundial de las Iglesias, en Ginebra, y una vez en Rumania, en lasi, en una reunión llamada: «La Unidad y la Renovación, Consultación y Espiritualidad Cristiana de Nuestros Tiempos». En Nueva York, en 1998 y 2001, una sección de las Naciones Unidas enfocada en la Paz del Mundo, específicamente entre Judíos y Palestinos, invitó a Vassula a dirigirse a ellos y repetir lo que Nuestro Señor nos dice en los Mensajes para obtener la paz en el mundo. En 2001, el Centro Internacional Brigantino de Farfa la invitó, junto con otros oradores, para hablar sobre el Ecumenismo y la Espiritualidad.

Desde mayo de 2002, Vassula ha sido invitada a diversas reuniones interreligiosas para dar su testimonio. La primera reunión se llevó a cabo en Dhaka, donde la plática inaugural fue dada por el Imán Musulmán.

Después de eso, fue invitada por el Arzobispo de Taipei, Joseph Ti-Kan, para dar una plática a los no Cristianos. Las pláticas de Vassula sobre la reconciliación y la unidad empezaron a ser conocidas y apreciadas entre los no Cristianos. En febrero de 2003, el Venerable Suddhananda invitó a Vassula a su monasterio en Dhaka para honrarla con el Premio de Oro de la Paz, por sus esfuerzos en la propagación de la paz en el mundo.

Fue nominada para este premio de la paz por los monjes Budistas, como una personalidad distinguida, en reconocimiento de su gran contribución y esfuerzos para establecer la armonía interreligiosa y promover la Paz del mundo entre todas las personas y distintos tipos de fe. El evento fue inaugurado por el Reverendo Michael Rosario, Arzobispo de la Iglesia Católica en Dhaka. Entre otros invitados estaba el Secretario del Nuncio Apostólico en Dhaka, al igual que los Profesores Musulmanes de varias regiones de Bangladesh y miembros de las cuatro principales religiones: Cristianos, Musulmanes, Budistas e Hindúes.

En las Escrituras está escrito que la fe sin buenas obras está muerta. Los frutos de la Verdadera Vida en Dios no son sólo la conversión del corazón, sino las buenas obras que los lectores han iniciado. Después de ver a Nuestra Señora en una visión, Ella le pidió a Vassula que alimentara a los pobres ya que el alimento espiritual no era suficiente.

Desde entonces, muchos de los lectores de los Mensajes empezaron a abrir casas Beth Myriam (casa de María) para alimentar a los pobres. Ahora se está tratando de dar también educación escolar a los niños pobres. Actualmente, hay dos de ellas en las Filipinas, en Egipto, en Bangladesh, en Tierra Santa, tres en Venezuela, cuatro en Brasil, un orfanato en Kenia y se da ayuda también a 600 huérfanos Budistas en Dhaka

 

 

EL VERDADERO MENSAJE DE LA VERDADERA VIDA EN DIOS

por Vassula Ryden Mayo 1997

Siempre he dicho, y no dudo en repetirlo, que el mensaje de La Verdadera Vida en Dios no es un mensaje de castigo y de tinieblas, y los que lo representan así hacen un gran daño a La Verdadera Vida en Dios. Es un himno de Amor que el Mismo Dios canta para nosotros. La noche de esta apostasía está a punto de completarse y ese día amanecerá pronto; es la ESPERANZA lo que se puede leer en el mensaje, y la esperanza es que Dios ha intervenido en nuestra miseria para salvarnos. Cuando Dios habla, se reconoce que es Dios por la manera en la que habla. Su lenguaje no es extravagante ni pomposo y no busca meter miedo o dar la impresión de ser sensacional, en absoluto. Cuando Dios habla, eleva el alma y su lenguaje es el de alguien muy humilde. No llena el alma de horror; la llena de Alegría, de Paz y de Esperanza. Se explica con una gran simplicidad y una gran claridad y su lenguaje tiene un tono paternal y caluroso. Dios no dice en las Escrituras: «No he hablado Yo en secreto, en un oscuro lugar de la tierra. No he dicho Yo a la raza de Jacob: ¡Buscadme en vano!. Soy Yo, Yahvé que proclama la justicia, y anuncio la rectitud.» (Is. 45,19).

Para honrar el mensaje del Señor, diría a los que tienen la tendencia de falsearlo centrando toda su vida en las catástrofes o en los desastres y dando la impresión de que Satanás se encuentra incluso bajo nuestra oreja o en el frigorífico, Abstenerse de representarle así. Examinaos a vosotros mismos para aseguraros de que habéis comprendido bien lo que Dios dice. Estad en guardia con vuestros pensamientos y vuestra comprensión para que no os conviertan en prisioneros que viven en el miedo y a la espera de castigos y de tinieblas próximos. Dios podría sorprenderos, y estaríais quizás muy decepcionados en vuestro turno, parecido a Jonás con respecto a Nínive …

¿Quién ha dicho alguna vez que tal o cual lugar será el único en Europa que se salvará? Si alguien siente la necesidad de prestar atención a los «otros mensajes», entonces puede ciertamente hacerlo, pero que no mezcle a La Verdadera Vida en Dios con otros mensajes de castigos y tinieblas. Si alguien quiere dar libre testimonio de La Verdadera Vida en Dios, le pido que se concentre únicamente en las Riquezas con las que el Sagrado Corazón nos inunda en este mensaje. No digo que no se lean o sigan otros mensajes. Yo misma los respeto y hay algunos en los que creo, pero hoy en día tenemos falsos mensajes que nos caen de arriba como la lluvia, y presentaciones erróneas por parte de personas que incluso no comprenden los verdaderos mensajes.

En cuanto a los que han tomado el título de La Verdadera Vida en Dios para sus revistas, me hubiera gustado que se dieran cuenta de los peligros de los falsos mensajes en estos días. Preferiría que centraran su atención en las grandes riquezas de La Verdadera Vida en Dios (se pueden escribir 100 volúmenes sobre la espiritualidad trinitaria de La Verdadera Vida en Dios), y quizá tomar a los Padres del desierto, san Simeón, santa Silouane, santa Brígida, santa Gertrudis y compararlos con estos otros místicos. Ello mostrará la riqueza de los mensajes y atraerá no solamente a los lectores de La Verdadera Vida en Dios sino que quizá también a los sacerdotes. Es, creo, poco juicioso poner el acento solamente en mis viajes, y las revistas podrían volverse interesantes si aportaran enseñanzas y las analogías con los místicos que acabo de mencionar.

Si alguien desea propagar el mensaje de La Verdadera Vida en Dios y formar un grupo de oración y una asociación, sería bueno que leyese los mensajes, los aprendiese y los meditase para poderlos testimoniar. Leyendo los mensajes se llega a comprender mejor las Escrituras. Esto me lo han dicho varias personas e incluso sacerdotes. Hay personas que no conocen para nada los mensajes a parte de lo que me han escuchado decir en los encuentros o viendo vídeos o leyendo por aquí o por allí en los periódicos extractos de La Verdadera Vida en Dios. Cuando se leen progresivamente, desde el principio hasta el final, los mensajes nos conducen a comprender mejor las Escrituras – que se deberían leer de todas formas todos los días. Leyendo los mensajes, creceréis espiritualmente y vuestro amor por Dios aumentará.

 

 


LA ESCRITURA

 

 

 

VASSULA ESCRIBIENDO UN MENSAJE

 

 

 

Vassula copia los mensajes que recibe con una caligrafía majestuosa, diferente a que utiliza normalmente, ya que permite que su mano sea guiada sobrenaturalmente

Muchas personas, incluida la misma Vassula, se han preguntado si se trata de la verdadera escritura de Jesús. Jesús ha respondido que esta no es su propia escritura, ya que sino sería perfecta. Pero Él siempre ha dicho: «Vassula, permite que utilice tu mano» o «escucha y escribe…» Al igual que ocurre con diversos misterios sagrados, no es fácil comprender éste plenamente. Sin embargo, podría ser útil compartir ciertas observaciones que Vassula y el padre O’Carroll han hecho en numerosas ocasiones.

Vassula recibe y copia los mensajes del Señor de dos maneras diferentes. En ocasiones, escucha y copia Sus palabras exactas. Otras veces, Jesús le da una «luz» o comprensión de un pensamiento que desea transmitir. En este último caso, escribe el mensaje lo mejor que puede.

En ambos casos, su mano escribe guiada la escritura lenta y majestuosa que Jesús prefiere. Él mismo le ha enseñado que podría copiar los mensajes rápidamente, con su propia escritura, pero que Él prefiere este medio para manifestar Su presencia. Además de ser el Autor de sus mensajes, está directamente implicado en su escritura.

El padre O’Carroll hace esta observación:… «Otros, como María Concepción de Armida, Adrienne von Speyr y Santa Brígida de Suecia, han escrito bajo dictado del Señor. El caso de Vassula es diferente ya que su mano es movida directamente. Tenemos la transcripción de una experiencia personal intensa de Jesucristo, y la garantía de su participación hasta en el elemento físico de la escritura». Vassula dice también que es como si su mano le hubiera sido «arrebatada», de la misma forma que cuando un visionario tiene todo su cuerpo en estado de éxtasis. el sujeto está consciente pero desligado de su entorno inmediato, pues toda su atención está fija en la Presencia sagrada de Dios o de Su Santa Madre. Vassula cree que, al igual que su escritura bajo el dictado del Señor está afectada por Su Presencia, cada vez que somos conscientes de la Santidad de Dios y de que estamos en Él, todo lo que nos rodea es elevado a un nivel que no podríamos alcanzar por nosotros mismos. Además, Jesús nos enseña visualmente, que cada vez que Le dejamos que nos utilice y que practicamos la experiencia de Su Presencia, los resultados son mucho más grandes que los que podamos conseguir mediante nuestros pobres medios. Jesús nos dice: «Yo soy la Vid y vosotros los sarmientos.» .

 

ESTUDIOS SOBRE LA CALIGRAFÍA


Interpretación grafológica de la letra de Vassula, a cargo de J.A. Munier SGF. GGOF., perito en el Tribunal de 1ª instancia de París.

El abad René Laurentin ha hecho examinar los mensajes de Vassula a J. A. Munier, grafólogo diplomado de grandísima reputación. No le reveló nada sobre el asunto exceptuando el nombre de esta mujer y su edad (47 años) que no conocía. El siguiente análisis abarca la interpretación tanto de la escritura grande (mano movida por Jesús) como de la escritura normal de Vassula, más pequeña.

El grafólogo puso el siguiente título a los resultados de su examen:
«Interpretación grafológica, sin informaciones previas (y sin tener en cuenta el texto, por falta de conocimiento de la lengua inglesa).»


Interpretación de los caracteres grandes dictados por Jesús (mano movida por Jesús):

Fuerza telúrica formidable.
Entusiasmo envuelto por un componente hedonista, es decir, que genera una forma de bienestar.
Está impregnada por una fuerza que la trasciende y la supera.
Está revestida por una fuerza invisible ante la cual reacciona con una especie de simplicidad primitiva, existiendo, a la vez, en otros sectores, una sensibilidad refinada.
Convicción del poder de lo invisible que ella percibe con intensidad.
Es una «intermediaria», como un centro de transmisión y amplificación.
Tiene la Fe de un místico.
Siente cierto entusiasmo sereno, un estado de plenitud.
Está muy desdoblada, alimentada por una fuerza invisible e indestructible.
En todo caso, la escritura se revela un poco extraña desde un punto de vista ordinario.
Es muy diligente: Una alumna dócil.
Es como si viviera en una segunda naturaleza, indiferente al mundo exterior.
Es capaz de percibir, fuertemente, mundos invisibles, como un médium.
Tiene una gran fuerza concentrada y una rica introspección.
No se pertenece. Está dotada de cierto rigor y de un gran dominio de sí misma, probablemente también en su porte. «Tiene estilo».


Interpretación adicional de los fragmentos gráficos intercalados en la letra más pequeña:

Personalidad que vive en su universo.
No padece enfermedad mental.
Supera al menos el promedio de inteligencia.
Sigue su propia lógica.
Capaz de cierta integración.
Tiene actitudes de delicadeza gentileza y dulzura.
Persigue un fin, al cual se entrega por completo.

Tiene una inspiración de un nivel elevado.
Su vida está iluminada por un ideal.
Lo demás, no tiene valor para ella.

 


Extracto de una entrevista del abad René Laurentin a Vassula en 1989.

R. Laurentin: …….Ni siquiera es su caligrafía, es la de otra persona. Y, aunque escribe con su propia mano, un grafólogo no se atrevería a afirmar que se trata de la misma persona.


Vassula: Sí, pero Jesús me ha dicho y me ha mostrado claramente que esta escritura no es una «escritura automática», como han pensado algunas personas. Un día, El me dijo: «Hoy escribirás un Mensaje con tu propia letra, a fin de que aquellos que aún no han comprendido bien la gracia que te doy, puedan reconocer que te doy también la gracia de oír Mí voz. Deja que hoy te dicte solamente. Escúchame y escribe»


R. Laurentin: Y en ese momento Vassula me enseñó su cuaderno, en el cual la letra cambia en el siguiente Mensaje: su pequeña y conocida letra comienza así:


«Vassula, los días ya están contados».
Y este Mensaje de dos páginas termina con estas palabras (siempre con la letra personal de Vassula).
«Esto para aquellos que piensan que tu mano es movida por Mí, sin que tú oigas ni comprendas lo que Yo, el Señor, te inspiro. Ahora sigamos escribiendo del modo que más me gusta, mi Vassula».
Y precisamente aquí, reaparece la letra anterior.
«Recibe Mi Paz. Estate atenta».

No, Vassula no está bajo una dependencia mecánica ni robótica. Está inspirada, no manipulada. Y se expresa con absoluta espontaneidad. Es libre, tranquila, feliz. Se trata más de una receptividad, que de una dependencia. No es una imposición, sino una aceptación amorosa… Le pido que me precise:

-Pero, en estos Mensajes, ¿es su mano la que se mueve o le son dictados al oído?.


Vassula: Me son dictados al oído.


R. Laurentin: Pero usted me dijo que su mano es, de alguna forma movida.
Vassula: Sí, es simultáneo. Al principio, El guiaba mi mano sin dictarme. Un día me dijo: «Me gustaría que aprendieras a oír Mi Voz, la Voz interior». Y, en seis semanas, aprendí a oír su Voz. Es un dictado palabra por palabra; incluso, algunas veces, hay palabras que no entiendo. Después tengo que buscarlas en el Diccionario.


R. Laurentin: ¿Tiene también dificultades con palabras inglesas?.


Vassula: Sí, hay algunas palabras que yo no conozco. Algunas veces, Jesús me dicta el párrafo completo y tengo que darme prisa en escribirlo, antes de que se me olvide. Pero, si alguna vez, me olvido algo, Él me recuerda la palabra que me había saltado. Un día, me invitó a que me confesara. Yo era contraria a la confesión. Quise entonces, tachar la frase iniciada, pero Él me bloqueó la mano. Era como si el lápiz estuviera metido en un agujero. Entonces, lo empuje con la otra mano, que tenía más libre, y el lápiz dio una vuelta en mi mano, saltó y la mano se volvió para atrás.

R. Laurentin: La diferencia de letra es evidente. Cuando Vassula escribe bajo dictado, los rasgos son grandes y las letras altas. Cuando escribe por propia iniciativa, para comentar o precisar, la letra es su pequeña, delicada, sensible escritura. Por otro lado, Vassula escribe dos veces: primero muy deprisa; después lo vuelve a copiar, de una forma más cuidada, eliminando las partes personales y privadas.


Vassula: «Cuando vuelvo a copiar, El me corrige».


R. Laurentin: Pero, entre las palabras, usted a veces, dibuja corazones, muchos corazones.


Vassula: Es el símbolo del Sagrado Corazón.


R. Laurentin: Y, ¿también eso se impone a su mano?.


Vassula: Sí. Otras veces es un pez (símbolo de Cristo).


R. Laurentin: Usted, hace poco, dijo: Él es trascendente y próximo, adorable e íntimo. ¿Cómo compagina esa familiaridad con la adoración?.


Vassula: Antes escribía sentada, ahora escribo de rodillas, sobre una mesa pequeña, en mi cuarto, donde tengo una docena de iconos. Al principio, no me ponía de rodillas. Pero cuando comprendí, realmente, el Mensaje, comprendí también la grandeza de Cristo. El mismo me dijo: «Vassula, ¿no merezco un poco más?». A partir de ese momento, siempre me pongo de rodillas.


R. Laurentin: Y, ¿cuánto tiempo dura?.


Vassula: Cuatro o cinco horas, a veces hasta seis: cuatro horas por la mañana y dos por la tarde.


R. Laurentin: Así pues, ¿usted no sólo escribe, sino que también reza, pide?.


Vassula: Sí, le cuento todo. Me dijo que no diera nunca un solo paso sin consultárselo: «Ven a Mí, pídeMe consejo y Yo te lo daré».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *