Vapor sin ebullición

La neblina que se ve por encima de un baño caliente y a la que se suele considerar «vapor» consiste, en realidad, en una serie de pequeñas gotas de agua líquida que se han formado a partir de la mezcla gaseosa de aire y vapor de agua que hay sobre la superficie del fluido. El vapor, que es un gas invisible, surge cuando las moléculas de agua, por la evaporación, escapan de un líquido. La evaporación es un proceso más lento que la ebullición, pero se acelera cuando el agua se va calentando (y adquiere así más energía).
Las condiciones en las que el vapor de agua se condensa y forma una neblina visible dependen de la temperatura ambiente y de la cantidad de vapor de agua en el aire. En comparación con el aire frío, el aire caliente puede contener mayor cantidad de vapor de agua antes de saturarse hasta producir la condensación. Esta propiedad explica por qué un baño caliente o una taza de té emiten más vapor visible en una fría mañana de invierno que en una cálida tarde de verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *