Uso de chupetes en niños reduce riesgo de alergia

Los padres que limpian los chupetes succionándolos pueden estar protegiendo a sus bebés de desarrollar alergias, según un nuevo estudio.

Investigadores de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) analizaron las historias de 184 niños nacidos en el Hospital Mölndal (Gotemburgo, Suecia). Los padres mantenían diarios que cubrían el primer año de vida para los niños y un alergólogo pediatra examinó a los niños a los 18 y 36 meses de edad para la alergia clínica y la sensibilización a los alérgenos en el aire y los alimentos. La microbiota oral de los niños fue caracterizada mediante el análisis de las muestras de saliva recogidas a los 4 meses de edad y todas las prácticas de limpieza del chupete fueron obtenidas a través de entrevistas con los padres cuando los niños tenían 6 meses de edad.

Los resultados mostraron que los niños cuyos padres limpiaban el chupete chupándolo, eran menos propensos a tener asma, eccema y sensibilización a los 18 meses de edad que los niños cuyos padres no utilizaban esta técnica de limpieza. La protección contra el eczema se mantuvo a la edad de 36 meses. El parto vaginal y la limpieza chupando el chupete por los padres produjeron efectos protectores independientes y aditivos contra el desarrollo de eczema. Los investigadores también encontraron que la microbiota salival difirió entre los niños cuyos padres limpiaban el chupete por succión y los niños cuyos padres no utilizaban esta práctica. El estudio fue publicado en línea el 6 de mayo de 2013, en la revista Pediatrics.

“La evidencia sugiere que el hecho de que los padres chupen el chupete y la exposición a fluidos corporales durante el parto vaginal influye positivamente en la composición de la microbiota de los bebés”, concluyó el autor principal, el profesor asociado de alergología pediátrica, Bill Hesselmar, MD, y sus colegas. “Sin duda, este hábito permite un contacto oral estrecho entre padres e hijos, facilitando la transferencia de bacterias a una edad muy temprana, antes de que el niño empieza a utilizar cucharas”.

El uso de un chupete también se ha asociado con una reducción sustancial en el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) cuando se utiliza hasta un año de edad. Otro estudio sostiene que los numerosos casos de anexos al chupete, así como su importancia como objetos de seguridad, deberían tranquilizar a los padres de que ellos son una parte normal del desarrollo de la mayoría de los recién nacidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *