] Unos 280 jóvenes argentinos en la «Marcha de la Vida»

Unos 280 jóvenes argentinos en la «Marcha de la Vida»

Junto a dos sobrevivientes de la Shoá participarán de las actividades tendientes a mantener viva la memoria sobre lo ocurrido en el Holocausto judío. Visitarán los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau y Treblinka.

La delegación argentina de Marcha por la Vida con 280 adolescentes y jóvenes y dos sobrevivientes de la Shoá ya se encuentra en Varsovia, Polonia, para comenzar con las actividades tendientes a mantener viva la memoria sobre lo ocurrido en el Holocausto.

Una de las sobrevivientes de la Shoá que acompaña a la delegación es Sara Rus, quien también pertenece a Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, ya que en la última dictadura militar sufrió el secuestro de su hijo.

«Que nos acompañen dos sobrevivientes es un compromiso mayor y relevante, ya que además de ser la primera vez que vuelven a Polonia, ellos son el relato vivo de lo que fue el Holocausto», afirmó Alejandra Tolcachier, directora del programa Marcha por la Vida en la Argentina, en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN).

Tolcachier confirmó que este mediodía se completó la delegación con la llegada de los últimos grupos, ya que una parte viajó el domingo con destino a Varsovia, donde iniciarán las actividades.

La delegación argentina visitará los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau y Treblinka, entre otros puntos vinculados al mundo judío, para finalizar el viaje en Israel, donde participarán en los festejos de Iom Ha-Atzmaut (Día de la Independencia de Israel).

La directora comentó que la delegación argentina supera las 330 personas, ya que junto a los chicos, que incluye también estudiantes universitarios, viajaron 45 adultos.

«Marcha por la Vida es una organización mundial, la sede en la Argentina la centraliza la Sociedad Hebraica Argentina y estoy a cargo del proyecto como directora. Los participantes son de los colegios ORT, Martín Buber y Tarbut y tenemos un grupo de universitarios que representan a la comunidad, todos realizan el mismo programa», explicó Tolcachier.

Según puntualizó la directora, «en Israel, los programas se establecerán en función de cada grupo». En el caso de los jóvenes son divididos en siete grupos y los adultos en dos grupos.

Tolcachier indicó que este año se incrementó la delegación argentina, ya que en 2011 viajaron 250 chicos.

«Nuestro objetivo es que sea mayor la cantidad de gente que participa en Marcha por la Vida», subrayó la directora, quien destacó la necesidad de dejar el legado a los jóvenes de lo que fue la Shoa.

La delegación incluye adolescentes de entre 16 y 18 años, universitarios de entre 20 y 30 y adultos de más de 40 años.

Marcha por la Vida es un programa que tiene el propósito de reunir a jóvenes de todo el mundo en ciudades sumamente significativas para el pueblo judío y para la humanidad como lo son Polonia e Israel.

Los realizadores describen este viaje como una vivencia de aprendizaje que permite conocer el significado del Holocausto, impulsando la misión de crear conciencia acerca de las atrocidades ocurridas en el siglo XX.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *