Universidad de Cambridge

Lean este mensaje:
Sgeún un etsduio de una uivenrsdiad ignlsea, no ipmotra el ódren en el que las Itears etsan ersciats, la úicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la útlima Itera etsen ecsritas en la psio cion cocrrtea. El rsteo peuden etsar taotlmntee mal y aún pordás lerelo sin pobrleams. Etso es pquore no lemeos cada Itera por sí ms1ma sino que la paalbra es un tdoo.
Pesornamelnte me preace icrneilbe…
Con todo, uno podría suponer que esto sólo pasa en castellano, pero el siguiente párrafo sugiere algo distinto:
Aoccdrnig to rscheearch at Cmabrigde Vinervt1sy, it deosn’t mttaer in waht oredr the Itteers in a wrod are, the olny iprmoatnt tihng is taht the frist and Isat Itteer be at the rghit pclae. The rset can be a total mses and you can sitll raed it wouthit porbelm. Tihs is bcuseae the huamn mnid deos not raed ervey lteter by istlef, but the wrod as a wlohe. Amzanig huh?

Aquí es donde se me escapa totalmente mi capacidad de elaboración. ¿Cómo funciona el cerebro? ¿Cuánto, en realidad, se lee textualmente y cuánto se anticipa lo que debería decir?
Recuerdo una anécdota con un grupo de amigos, que quizá sirva también para ejemplificar que uno, en verdad, tampoco escucha lo que se le dice en su totalidad, sino que «rellena lo que está porvenir» con su imaginación. Y claro, eso suele traer algunos problemas.
Allá por el año 2001 estábamos en la cantina de David (una cantina italiana en el corazón de Buenos Aires) un grupo de amigos, y el tema del fútbol es inevitable, sobre todo si en la mesa estaban Carlos Griguol, Víctor Marchesini, Carlos Aimar, Luis Bonini, Miguel «Tití» Fernández, Fernando Pacini, Javier Castrilli y el propio dueño de la cantina, Antonio Laregina.
En un momento, Tití se levantó para ir al baño. Cuando él no podía escuchar, les dije a todos los otros que prestaran atención al diálogo que tendríamos con Tití cuando él retornara a la mesa, porque quería demostrarles a todos (y a mí también) lo que escribí antes: uno no siempre escucha todo. En todo caso, uno intuye lo que el otro va a decir, pone la mente en control remoto y se retira a pensar cómo seguir o algo distinto.
Y entonces, esto pasó. Cuando Tití volvió a la mesa, le pregunté:
-Decime, ¿no tenés en tu casa algún reportaje que le hubiéramos hecho a Menotti en la época de Sport 80?.
-Sí -me contestó Tití-. Yo creo que tengo varios cassettes en mi casa… (y se quedó pensando)
-Haceme un favor -le dije-. ¿Por qué no me los traés la semana que viene? Yo, los escucho, los borro y no te los devuelvo nunca más.
-Está bien, Adrián -me dijo sin mayores sobresaltos-. Pero no me empieces a apurar. Yo sé que los tengo, pero no recuerdo exactamente dónde. Ni bien los encuentro, te los traigo.
MORALEJA: ante la risa generalizada, Tití seguía sin poder comprender qué había pasado. Él, en realidad, había sido sólo un «conejillo de Indias» para el experimento. Yo creo que, muchas veces, no nos concentramos en escuchar, porque «asumimos» lo que el otro va a decir. El cerebro usa ese tiempo, ese «instante», para pensar en otra cosa, pero claro, algunas veces, comete un error.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *