Unidad

La Teosofía revela que el hombre es esencialmente un espíritu, siendo éste en realidad, una unidad inseparable del Espíritu Único Omnipresente que vitaliza toda materia. Este Espíritu ha sido reconocido por todas las grandes religiones bajo el nombre de Dios.

Aun la ciencia materialista, al desenmarañar los secretos del mundo de la materia -desde las partículas subatómicas hasta las galaxias- se está moviendo hacia la idea de que debe existir una unidad subyaciendo detrás de toda existencia.

El reconocimiento de esta Unidad de toda la vida tiene profundas implicancias en el modo en que el ser humano se percibe a sí mismo, y a lo que le rodea. Una profunda conciencia de la Unidad es la única base segura para que pueda nacer una moralidad universal de respeto, y la correcta visión para que nuestros actos dejen de producir el deterioro del medio ambiente y los conflictos nacidos por la intolerancia entre distintas nacionalidades, razas, posiciones sociales o religiones.

A medida que el hombre se va conociendo internamente internamente y su conciencia va ampliando los límites de su percepción y comprensión, se da cuenta de su identidad con esta Esencia Universal. Cada uno de nosotros puede ir dando pasos hacia esta Sabiduría cuya realización total es descripta por los místicos como liberación e iluminación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *