Una propuesta eclesial

PROCONCIL

www.hechoreligioso.net

www.proconcil.org

Querido/a amigo/a:

¡Muy feliz y gozoso año 2011!

Después de meses sin comunicación con ustedes, por diversas causas, ajenas a nuestra voluntad, retomamos con energías renovadas una nueva etapa.

Esta etapa se abre con la presentación de la página (en construcción) y también con el anuncio de dos libros, en cuya traducción, edición, promoción y difusión estamos teniendo una participación activa.

Se trata de dos libros que serán publicados en el mes de Marzo, en castellano por la Editorial Herder (España). El autor es Fritz Lobinger, obispo católico de origen alemán, incardinado más de 50 años en África del Sur. Los títulos de los libros son “Equipos de ministros ordenados” y “El altar vacío”. Este último es un novedoso libro ilustrado que acompaña al primero (aunque pueden ser adquiridos de forma independiente) útil para el trabajo en comunidades, parroquias y grupos eclesiales.

La propuesta de Lobinger en ambos libros es clara. Ante la gran cantidad de comunidades en el mundo que están viviendo con dificultades la celebración de la Eucaristía, por falta de ministros ordenados, convendría-según el autor- volver a la experiencia paulina (adaptada a nuestras sociedades). Si en los primeros comienzo de la Iglesia se percibía la efusión de los dones y carismas del Espíritu, que cristalizaban en diversos ministerios en las comunidades, retomemos esa experiencia-sugiere Lobinger- de un ministerio que emerge de las propias comunidades, adaptándola a nuestros contextos eclesiales y sociales.

El autor, buen conocedor de las experiencias y las dificultades de otras iglesias cristianas, no católicas romanas, insiste en la necesidad de combinar, en nuestra Iglesia, dos tipos de presbíteros, con dos estilos de formación y de compromiso diferenciados. Siempre aprovechando la experiencia, formación y disponibilidad de los actuales “curas”. Estos dos tipos de presbíteros trabajarían de manera combinada y los curas actuales seguirían prestando un gran servicio específico a la Iglesia, relacionado con la formación y la coordinación vinculada al obispo.

La propuesta no pretende tener un alcance inmediatamente universal, sino que ofrece ir desde procesos locales, -consensuados, que mantengan la cohesión eclesial- a una propuesta más global.

El centro de esta propuesta no son los presbíteros, sino el servicio a la Eucaristía y las propias comunidades. La vocación no es considerada como algo intimista y ajena a la vida de las comunidades. Sólo se propone esta alternativa en comunidades sólidas, con una trayectoria probada; y donde exista, desde hace tiempo, existencia de líderes, de reconocidos compromisos desinteresados y capaces de trabajar en equipo. Ordenar equipos daría más garantías -para el autor- que ordenar individuos aislados.

Caminar en esta propuesta, con un compromiso eclesial, exige una visión de proceso. “Sin prisas y sin pausas”, hay que mantener una actitud dialogal y de colaboración, tomando notas de las dificultades que van surgiendo y fortaleciendo aspectos claves de la vida comunitaria y diocesana, así como del diálogo con Roma. Sin olvidar que nos urge la vida eucarística de las comunidades y la fidelidad al proyecto evangélico.

Ambos libros van apoyados -cada uno- con una contribución teológica importante, al servicio de las intuiciones del autor. El primero lleva la coautoría de Antonio José de Almeida, de la diócesis de Apuracana y una introducción de D. Demetrio Valentini, obispo de Jales. “El altar vacío” lleva una introducción teológica a cargo de Juan Antonio Estrada sj, profesor de la Universidad de Granada (España).

Proconcil ha asumido un compromiso con este proyecto. Se trata de dar a conocer los libros y de trabajar en red sobre su contenido y posible puesta en práctica con personas interesadas.

Este es un proyecto que vamos a desarrollar de una manera especial en América Latina, siempre en diálogo con el autor.

Les agradeceríamos que aquellos de ustedes que estén interesados en conocer más sobre este tema, nos escriban a proconcil@proconcil.org, y nos den un reporte en pocas líneas señalando sus datos, su ubicación y compromiso eclesial. Por favor, actualicen sus direcciones de e-mail y si conocen a alguien interesado que no esté recibiendo correos de Proconcil, hágannos llegar sus datos. Asimismo, si alguien no deseara recibir más información, por favor indíquenlo también.

Pueden dirigirse a Emilia Robles, que ha traducido los dos libros y que será la persona coordinadora de este proyecto.

Esperamos que en este Año 2011 podamos ver algunos frutos en la Iglesia de este trabajo, que pone parcialmente en escena el trabajo conciliar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *