Una lírica de genio incandescente

Poesía, así, a secas. Sin más tema que ella misma. Poesía que no se compromete pero que contrae matrimonio… con ella misma. Estos parecen ser los conceptos que sobrevuelan la escritura de Juan Gelman y los que aseguraron la persistencia de su voz.
Voz temprana la de Gelman. Violín y otras cuestiones, Gotán y Cólera Buey, entre los ‘50 y los 60, devinieron trilogía de culto en la lírica joven de entonces y en los ya inadjetivables años de 1970. El poeta siguió escribiendo.
También lo hicieron el periodista, el militante político y el afanoso buscador de justicia, verdad y bálsamo para su dolor. Juan Gelman es un hombre que le puso el cuerpo a la vida desde lugares distintos y que acomodó el gesto según los dictados de su corazón.
Prosapia militante no le faltó. Su padre, revolucionario ruso de 1905, fue miembro del partido socialrevolucionario, de base campesina en una Rusia zarista esencialmente agraria. Juan fue el único argentino de la familia emigrada.
Aquí, en Buenos Aires y desde la izquierda marxista, ancló luego, durante algunos años, en Montoneros.
Sólo se ocupó en su vida, de la solidaridad y la justicia social. Esos ideales todavía lo acompañan.
Las heridas que dejó aquella lucha le abrieron zanjas oscuras para decirlo con palabras de Vallejo: un hijo secuestrado y asesinado por la dictadura y una nieta recuperada al cabo de una búsqueda incansable, aunque demasiado larga como salir ileso de esa otra batalla.
Aquí, en este trashumar de dolor inmediato y de angustia siempre contenida que lo llevaría a dar con el paradero de Macarena, afloró de nuevo el militante social y aquel oficio que siempre lo acompañó: el de periodista. La perseverancia y la denuncia dieron sus frutos. Macarena Gelman pudo, por fin, conocer a su abuelo.
Y el abuelo logró lo que parecía imposible: que la justicia uruguaya abriera el camino hacia el castigo de los genocidas orientales, esos que todavía se niegan a entregarle a su nuera, a la esposa de Marcelo, a María Cluadia Iruretagoyena.
El poeta, ¿corre hacia la catástrofe, como decía Hölderlin? No es posible saberlo. Es una opinión. Lo que sí es seguro es que Juan Gelman, emergió de las cenizas, es una marca en nuestras vidas y su lírica es puro genio incandescente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *