Un viaje que cambió el arte

“Este trabajo de Damien Hirst, el artista más marketinero de nuestro tiempo, es un emblema de aquello en que se ha convertido el arte (…) Lo que une a la Mona Lisa con esta burbuja de diamantes es que ambas obras iniciaron un gran cambio en el mundo del arte. Ese cambio es sobre el dinero (…) He visto con creciente asco la sobrevaloración del arte, la inflación de los precios y los efectos de todo esto sobre los artistas y museos. La asociación de grandes sumas con el arte se convirtió en una maldición sobre el trabajo de los artistas y, sobre todo, sobre la manera en que el arte se experimenta. Y ha infectado todo el mundo del arte”. Con estas palabras masculladas con desprecio mientras pasan ante los ojos imágenes de la obra icónica del Renacimiento y de “For the Love of God”, la calavera de diamantes incrustados de Hirst, la obra presuntamente más cara de la historia aunque nadie la haya comprado, comienza La maldición de la Mona Lisa , una película del crítico australiano Robert Hughes, a la que se puede acceder en YouTube, subtitulada en español y dividida en seis partes de unos 12 minutos cada una. En ella, Hughes establece el viaje en barco de la Mona Lisa desde París hasta Estados Unidos, en 1962, como el hecho que cambiaría para siempre la escena del arte. Recibido por el presidente Kennedy y su esposa Jackie como si fuera una estrella de cine, visto por más de un millón de estadounidenses en el Metropolitan Museum, el retrato de Leonardo –dice Hughes– dejó de ser una obra de arte para convertirse en un ícono del consumo de masas. La gente hacía cola para pasar frente a ella como en Disneylandia. No para tener una experiencia estética real sino para decir “yo vi a la Mona Lisa”. A partir de entonces, nada fue igual. Hoy el arte es, además de las drogas, el mercado mayor y menos regulado del mundo, con ventas de cientos de miles de millones de dólares por año. Robert Hughes murió el 6 de agosto en Nueva York, a los 74 años. El arte perdió a uno de sus críticos más lúcidos y feroces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *