Un peso bajo al nacer puede contribuir al autismo

Aunque hay causas genéticas para el autismo, los resultados de diversas investigaciones hacen sospechar que existen otros factores que influyen en la aparición de este grave trastorno del desarrollo cada vez más frecuente, que en muchas naciones ya afecta a casi 1 de cada 100 niños.

Un nuevo estudio sugiere ahora que un peso bajo al nacer es un factor importante que contribuye al riesgo de padecer trastornos del espectro autista.
El equipo de la investigadora Molly Losh, de la Universidad del Noroeste, en Estados Unidos, ha comprobado, al analizar 3.725 parejas de gemelos del mismo sexo, que el peso al nacer es un fuerte predictor de trastornos del espectro autista en aquellos casos en los que sólo uno de los hermanos resulta estar afectado por trastornos de este tipo.
Las diferencias de peso tomadas en cuenta fueron de al menos 400 gramos entre uno y otro bebé, es decir aquellos casos en los que uno era por lo menos un 15 por ciento más pesado que el otro al nacer.
Estudios anteriores en gemelos habían mostrado que cuando un gemelo tenía trastornos del espectro autista, el otro gemelo tenía más probabilidades de sufrirlos también que de librarse de ellos. Como los gemelos comparten prácticamente el cien por cien de sus genes, esto es una fuerte evidencia del papel de la genética en el autismo. Pero no llegan al cien por cien los casos en los que los trastornos del espectro autista afectan a los dos gemelos.
El hecho de que sólo uno de los gemelos sea afectado por trastornos del espectro autista en algunas parejas de gemelos sugiere que hay otros factores que pueden influir de modo independiente o en interacción con los genes de riesgo del autismo. Y como el autismo es un trastorno del desarrollo que afecta desde muy temprano al desarrollo cerebral, esto sugiere que los factores ajenos prenatales y perinatales pueden ser de particular importancia.
Los investigadores encontraron que tener un menor peso al nacer aumentaba en más de tres veces el riesgo de padecer trastornos del espectro autista en parejas de gemelos en los que uno de ellos tenía trastornos de este tipo y el otro no.
En la investigación también han colaborado Paul Lichtenstein del Instituto Karolinska en Suecia, H. Anckarsater de la Universidad de Lund en Suecia, y D. Esserman y P.F. Sullivan de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, Estados Unidos.
Fuente: www.noticiasdelaciencia.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *