Un pastor gitano denuncia la discriminación que sufren en toda Europa

Martes, 29 de octubre de 2013 (ALC) – El pastor gitano Miguel Palacios Carbonell ha escrito un artículo de reflexión y denuncia en Protestante Digital titulado: “¿Liberté, égalité, fraternité con los gitanos?”, a raíz del hecho de expulsión de una adolescente gitana y su familia, un caso que divide Francia.

El desencadenante fue lo ocurrido con Leonarda Dibrani, estudiante gitana de 15 años, viajaba en bus en una excursión con sus compañeros de colegio, cuando llamaron a su teléfono primero y luego hablaron con su profesora que la acompañaba para que detuvieran el bus. La llamada era del alcalde de la ciudad donde residían.

Leonarda fue deportada con su familia. Ella solo quería estudiar, y su gran delito era ser gitana, aunque se le atribuye el ser ilegal residiendo en Francia.

“Me parece increíble, en la Europa del siglo XXI, la ola de antigitanismo que se levanta cuando hace sólo algo más de 60 años más de un millón de gitanos -entre otros millones de cuerpos- ardían en Auchtwitz”,  escribe Palacios .

No se trata de un pastor que viva inmerso en su propia denominación, la Iglesia evangélica gitana española o Iglesia de Filadelfia. Miguel Palacios, pastor de la Iglesia Evangélica de Filadelfia (iglesia de mayoría étnica gitana) fue elegido este año como uno de los nuevos vocales de la Junta Directiva del Consejo Evangélico de Madrid, el primer líder gitano en formar parte de esta Junta.

Por vez primera, un pastor gitano en la Junta del Consejo Evangélico de Madrid Es –además de pastor de la Iglesia Evangelica Filadelfia en Madrid- profesor de la Escuela de Creyentes de Madrid, Becario de Yad Vashem (Museo del Holocausto de Israel), Becario del Memorial de la Shoa de Paris, Licenciado en la Escuela Shalom Jerusalen, Profesor de Raices Hebreas de La Fe Cristiana, Conferenciante, y participante habitual en programas de radio, Secretario de la Asociación para La Memoria del Genocidio Gitano, y Miembro de la Comisión del CEM para Asuntos de Israel.

EL OLVIDADO Y DESCONOCIDO “HOLOCAUSTO GITANO”
Palacios recuerda que visitó Auchtwitz con un grupo de jovenes de la Iglesia Filadelfia y del Liceo Francés, constatando y recordando no sólo las víctimas judías, sino más de un millón y medio de víctimas gitanas documentadas. “Pero sirven para poco, viendo lo que sucede en la supuesta avanzada Europa”.

Entiende que la actuación del Ministro Valls, que expulsa a gitanos sin ningún tipo de confirmación previa de ilegalidad (ya que Leonarda es italiana(, se alinea con la actuación que tuvo Sarkozy, que sin cerciorarse ,ni reparar en lo cierto sobre si eran o no ilegales, expulsó a miles de gitanos.

Y se dice Miguel Palacios: “¿sólo los gitanos son administrativamente ilegales en suelo francés? 
Por no hablar de la Italia de Berlusconi, que fichó con huellas dactilares y encerró en guetos a miles de gitanos, para después expulsarlos”.

En otros países de Europa, como Hungría, o Eslovaquia, proliferan los grupos neonazis que “entran 
con impunidad en las casas de los gitanos disparándoles”.

TAMBIÉN EN ESPAÑA
¿Y en España? “¡Cuidado vienen los gitanos y te llevan!”, decía una madre junto a la nieta de palacios para asustar a su hijo que no quería irse del parque, Curiosamente surgen ahora noticias de que los gitanos roban niños. “Si fuese cierto, merecen la cárcel. Pero ¿por qué siempre ante un delito se dice de etnia gitana?” enfatiza con dolor Palacios.

Otra anécdota dolorosa que recuerda Miguel es el comentario “¡Vaya, qué sorpresa, un gitano que 
estudia!” que le dijo una profesora española cuando fue a estudiar el Holocausto con docentes españoles a Israel. Por si fuera poco, remató en un descanso en los pasillos del Museo del Holocausto con la frase: “todos los gitanos sois parásitos”.

“¿Qué hacemos los gitanos? Se nos dice que no nos gusta el estudio, y cuando estudiamos o nos expulsan del país, como a Leonarda, o como me ocurrió a mí nos tildan a todos de parásitos” se duele el pastor gitano.

A esto, añade, “seguimos siendo mostrados por los diferentes medios como monos salvajes, cargados 
de estereotipos y de tópicos sobre costumbres gitanas que no se ciñen a la realidad y la verdad”.

Esta situación, opina Palacios Carbnell, no surge en el vacío, sino que Europa desde el siglo XV ha producido unas tres mil hay leyes contra los gitanos: desde la pena de esclavitud para los gitanos que hablaran su lengua gitana o “vistiera ropas estrafalarias” que firmaron los Reyes Católicos, hasta la Gran Redada de Sevilla dirigida por el Marqués de la Ensenada. O la Ley de Maleantes de la Guardia civil y Franco. Y punto aparte merece el nazismo, porque existe otro Holocausto no conocido, el Holocausto Gitano.

AVANCES Y EDUCACIÓN PENDIENTE
Sin embargo, se congratula de que tras muchos años de protestas el Diccionario de La Lengua Española cambiará el termino coloquial para “gitano” que reza asi: “Gitano—– dicese del que 
roba u obra con engaño”.

Otro aspecto sería el educativo. Piensa que al igual que se enseñara en España La Shoah, el Holocausto Judio en secundaria, a él le gustaría que se hiciese lo mismo con la Hirtoia del pueblo gitano en España, “pues estamos aquí en España desde finales del siglo XIV, que se expliquen por lo menos dos líneas”.

El ya lo hace a través de la Asociación que dirige, enseñando el “otro Holocausto, el gitano, en Institutos, Colegios etc, y también hablamos de los gitanos invisibles, actores, políticos, futbolistas, cantantes, científicos y hasta algún Premio Nobel, todos gitanos”.

Dice que cuando terminan, los chicos se quedan con la boca abierta, y entonces él, para acabar, 
en tono de norma les dice y recuerda: “¡Cuidado, vienen los gitanos!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *