Un instrumento valioso

Más allá de algunos diccionarios de uso eminentemente escolar y de los consabidos volúmenes especializados –fundamentalmente técnicos, pero también de lenguas indígenas-castellano, de lunfardo, etc.–, prácticamente ya casi no se producen diccionarios localmente. Uno de los últimos esfuerzos significativos provino de la Academia Argentina de Letras, cuando, en 2008, presentó un muy promocionado Diccionario del habla de los argentinos , pero el impacto del neoliberalismo de la década de 1990, la venta de editoriales argentinas a multinacionales españolas y, fundamentalmente, Internet, parecieron darle el golpe de gracia a la producción local de diccionarios en papel. De hecho, hoy en día, aquejados por alguna duda, resulta mucho más fácil lidiar con sitios como http://www.elcastellano.org/miyara/ o http://www.asihablamos.com/word/indice/a.php, que pasar horas buscando una referencia muchas veces inhallable. Por eso, todo esfuerzo lexicográfico local merece el más vivo apoyo; más todavía, cuando no se limita al mero castellano.

Tal es el caso del extraordinario Diccionario de locuciones y modismos franceses (desde el siglo XVI hasta el XXI) , realizado por el muy experimentado traductor Víctor Goldstein –Montaigne, Constant, Jarry, Cendrards, Michaux, Vian, Proust, Derrida, Foucault, etc.–, con la colaboración especial de Geneviève Baudry, y publicado por Santiago Arcos Editor para su colección Instrumentos.

El volumen, de 559 páginas, se anuncia no sólo como diccionario de locuciones y modismos franceses, sino también de “otras rarezas idiomáticas con sus equivalencias en español” y lleva, a modo de apéndice un índice de palabras clave y un apéndice de acepciones inusuales de palabras usuales”. Como su autor principal declara, el libro es la consecuencia de la acumulación de fichas personales sobre todo aquello no encontrado en los diccionarios usuales y opera como una suerte de diccionario ideal.

Aunque siempre perfectible –en cuestiones lexicográficas hay que resignarse a eso–, cumple una función importantísima y, por su claridad expositiva y exhaustividad, se constituye en un instrumento de uso obligado para quienes deseen traducir del francés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *