Un Estudio Magnetoencefalográfico de la Dinámica Cerebral Asociada con Conflicto en la Atención Selectiva

Mediante magnetoencefalografía (MEG) se ha estudiado el curso temporal de la activación de las principales áreas cerebrales involucrada en el procesamiento del conflicto. Los sujetos participantes en el estudio realizaron una tarea de flancos basada en el paradigma de Eriksen con tres niveles de conflicto: nulo o prácticamente nulo, pequeño conflicto estimular y fuerte conflicto de respuesta, producidos respectivamente en las condiciones de ensayos congruentes, neutrales e incongruentes. Los picos de intensidad observados, aproximadamente, en los mismos tiempos bajo las condiciones ensayadas sugieren un mismo circuito cerebral de activación en la evaluación de las tres condiciones. Las mayores intensidades fueron observadas en las áreas visuales y el tálamo durante los primeros 200 ms, seguidos por el cortex parietal (el cual detecta el conflicto estimular provocados por nuestros ensayos neutrales) alrededor de los 272 ms, el cortex cingulado anterior (el cual detecta todo tipo de conflicto, estimular y de respuesta) alrededor de los 331 ms y finalmente, el cortex prefrontal alrededor de los 331 y 378 ms (que se activa en los ensayos incongruentes alrededor de 100 ms antes del promedio de los tiempos de reacción). Nuestros resultados apoyan la hipótesis de un circuito “conectado” de control secuencial que evalúa las situaciones de conflicto en los procesos de atención selectiva, en el que después de un filtrado inicial en las áreas talámicas, el cortex parietal es el responsable de iniciar una respuesta que sería modulada en el cortex cingulado anterior. Finalmente, el cortex prefrontal actuaría en caso de necesario para seleccionar entre respuestas que entran en competición, enviando órdenes ejecutivas a las áreas motoras presuplementarias y suplementarias. Nuestros resultados también son compatibles con la idea de que se produce un sesgo competitivo en alguna parte del sistema, probablemente en las áreas visuales, y de allí se difunde a otros niveles de procesamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *