Un estudio advierte de un aumento de casos de cáncer en embarazadas

Un estudio advierte de un aumento de casos de cáncer en embarazadas

Un mayor seguimiento del embarazo puede ser uno de los factores de este incremento

Un estudio advierte que el número de mujeres embarazadas diagnosticadas de cáncer en las últimas dos décadas ha aumentando considerablemente. El informe, que su publica en International Journal of Obstetrics and Gynaecology y que ha sido realizado en Australia, señala que de cada 100.000 mujeres embarazadas y puérperas , 192 recibieron un diagnóstico de cáncer, una cifra superior a las 112 que se había registrado en 1994.

Sin embargo, los investigadores no han podido determinar las causas de dicho incremento, aunque sospechan del aumento en la edad media de las madres embarazadas, en combinación con una mejor detección del cáncer. Otra explicación podría ser «una mayor interacción con los servicios de salud durante la gestación», señala Christine Roberts, de la Universidad de Sydney, quien trabajó en el estudio.

El estudio recogió información de tres grandes bases de datos sobre los nacimientos, casos de cáncer e ingresos hospitalarios en Nueva Gales del Sur (Australia). En total, se obtuvo información de aproximadamente 780.000 mujeres que había dado a luz más de a 1,3 millones de veces entre 1994 y 2008. Durante el mismo periodo, los investigadores identificaron cerca de 1.800 nuevos casos de cáncer diagnosticados en las embarazadas o en las madres que había dado a luz en el último año.

Edad

Dos factores, dicen parecen, haber influido en esta situación. Por un lado, el incremento en la edad media de las mujeres embarazadas; así, en 1994, apenas un 13 por ciento de las mujeres embarazadas tenían más de 35 años de edad, mientras que 2007 esta cifra era del 24 por ciento.

Se sabe que el riesgo de desarrollar cáncer aumenta con la edad; de hecho, una mujer de más de 35 años tiene tres veces más probabilidades de desarrollar cáncer que una menor de 30 años.

Melanoma

Pero la edad, creen los investigadores, no es el único factor. En su opinión, es probable que la mejora e las técnicas diagnósticas también haya influido. Así por ejemplo, la alta incidencia demelanoma, que es uno de los cánceres más comunes diagnosticados en Australia -afecta a 45 de cada 100.000 mujeres embarazadas o en el postparto-, ha hecho que se intensifiquen las campañas para su detección. .
A pesar del incremento en el riesgo de cáncer en las embarazadas, hoy día todavía se considera un acontecimiento poco frecuente. En este estudio, las mujeres del diagnosticadas planificaron un parto prematuro y en la mayoría de los casos no hubo daños para el bebé, dijo Roberts a Reuters Health.

En su opinión, hace falta una mayor investigación sobre los tratamientos para el cáncer en las mujeres embarazadas. Algunos estudios han mostrado que la quimioterapia no parece dañar al feto, mientras que la planificación de un parto prematuro para evitar la exposición a la quimioterapia del bebé es, en realidad, más arriesgada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *