ULTRASONIDO E INFLAMACION INTESTINAL

Imaginología de elasticidad de ultrasonido diferencia la inflamación intestinal de la fibrosis
Por el equipo editorial de Medimaging en español
Actualizado el 17 Jan 2012

Es difícil para los médicos distinguir si un paciente con enfermedad de Crohn tiene fibrosis intestinal, que requiere cirugía o inflamación, que puede ser tratada con medicamentos. Un nuevo método de imaginología puede facilitar esa tarea.

La imaginología de elasticidad de ultrasonido (UEI), puede permitirles a los médicos hacer la distinción entre inflamación y fibrosis de manera no invasiva, permitiéndoles a los pacientes recibir cuidado más apropiado y oportuno. El estudio fue publicado en la edición de Septiembre de 2011 de la revista Gastroenterology.

Los pacientes con enfermedad de Crohn sufren de inflamación crónica de los intestinos, que con el tiempo puede causar que se forme cicatriz del tejido, resultando en fibrosis intestinal. Los pacientes con inflamación intestinal generalmente son tratados con medicinas que suprimen su sistema inmune, mientras que los pacientes con fibrosis son tratados quirúrgicamente. Debido a que las pruebas diagnósticas actuales, incluyendo la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (MR), no pueden detectar la diferencia entre las dos condiciones, muchos pacientes con fibrosis son tratados inicialmente con drogas supresoras del sistema inmune, que son costosas y es poco probable que ayuden.

“Esas terapias son potentes, costosas, y riesgosas”, dijo Ryan Stidham, MD, conferencista clínico del departamento de medicina interna de la Universidad de Michigan (U-M; Ann Arbor, EUA; www.umich.edu). “Y, para los pacientes con fibrosis, tal tratamiento puede ser en vano”.

El tejido intestinal inflamado es más suave que el tejido fibrótico, que es duro y grueso. El método nuevo usa el ultrasonido para medir la dureza relativa y el grosor del tejido dentro del cuerpo, potencialmente permitiéndoles a los médicos distinguir entre las dos condiciones sin hacer cirugía. En modelos animales, la UEI pudo visualizar precisamente la diferencia entre el tejido inflamado y el tejido cicatrizal. “La meta de este estudio es tener una tecnología que pueda hacer la diferencia entre la fibrosis y la inflamación”, declaró el Dr. Stidham, el autor principal del estudio. “Deseamos saber si vale la pena impulsar la terapia médica, o si una persona está destinada a la cirugía”.

Además, los investigadores descubrieron que la UEI pudo diferenciar entre el intestino fibrótico y el intestino no afectado en un estudio piloto humano. Los pacientes ya programados para el tratamiento quirúrgico se sometieron a evaluación UEI antes de la cirugía, y las constricciones fibróticas fueron identificadas en cada caso.

Según el Dr. Stidham, el siguiente paso en la investigación es un ensayo clínico humano a largo plazo, empezando a finales de 2011. Si la UEI es capaz de evaluar la condición de un paciente efectivamente, los médicos podrán tratar a los pacientes con enfermedad de Crohn que sufren de inflamación o fibrosis más eficientemente. “La UEI tiene gran potencial para suministrar una medición clara que ayuda a los médicos a juzgar si el manejo médico o quirúrgico es mejor, o no, para el paciente individual al comienzo de su enfermedad”, concluyó el Dr. Stidham.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *