Tzvi Freeman – ¿Es correcto celebrar la muerte de Ben Laden?

Es un tema difícil, pero siento que salir a festejar la muerte – como ocurrió en los últimos días en EEUU o anteriormente ante la muerte de otras personas en otras partes del mundo – de cualquier persona me resulta algo difícil de digerir.
Hace poco estuvimos festejando Pesaj, una de las fiestas más importantes para los judíos, y en el Seder hay una parte en la cual a pesar de estar todos muy contentos por haber conseguido la libertad después de años de esclavitud, recordamos el sufrimiento de los egipcios al recibir las 10 plagas. Esto disminuye nuestra alegría, lo cual se demuestra quitando 10 gotas de la copa de vino (símbolo de la alegría para el judaísmo), una por cada una de las plagas. Les envío esta parte del Seder que saqué de Wikipedia y más abajo otra que saqué de una Hagadá (el libro tradicional que leemos durante el Seder de Pesaj) que usamos en la comunidad Bet El.
Cariños y les deseo Shalom Aleijem: La Paz esté con Ustedes!!!
Cecilia

Kadesh
El Séder se inicia con el Kadesh o Kidush la bendición de una de las cuatro copas de vino de la mesa: «Bendito seas Tú, Adonai nuestro Dios, rey del universo, quien creó el fruto de la vid».

La segunda copa llamada »mishpat» recuerda las diez plagas de Egipto y el sufrimiento de los egipcios cuando endurecieron sus corazones contra Dios.

Esto no simboliza el brindar por el sufrimiento los enemigos (Prov. 24:17), sino que se derrama una gota de vino (lo cual es un símbolo de gozo) mientras recitamos cada una de las diez plagas, recordando de ese modo que el gozo disminuye con el sufrimiento de los demás.

LAS DIEZ PLAGAS
Sabemos que cuando los Israelitas salieron de Egipto, el Faraón se arrepintió de su
decisión de dejar ir a sus esclavos y envió a sus ejércitos detrás de ellos.
Dios partió el mar para que pudieran cruzar con seguridad y luego, cuando los egipcios
entraron en él, las aguas se cerraron matando a todos los que estaban pasando por su
lecho.
Se dice que cuando los egipcios se hundían en el mar, los ángeles comenzaron a cantar
cánticos de júbilo y regocijo.
Dios los silenció y les dijo: “Mis creaturas están pereciendo y ¿Uds. cantan cánticos de
alabanza?
Por lo tanto, a pesar de haber podido salir de Egipto por el pánico que produjeron las
plagas, y a pesar de haber sobrevivido en el desierto gracias a que las aguas del mar se
cerraron, nuestra alegría no es completa al saber que ellos también sufrieron
Para recordar su sufrimiento sacamos diez gotas de la copa de vino, símbolo de alegría una por cada
plaga que cayó sobre Egipto.

DAM-Sangre
TZFARDEA-Ranas
KINIM-Piojos
AROV-Bestias feroces
DEVER-Peste
SHJIN-Sarna
BARAD-Granizo
ARBE- Langosta
JOSHEJ- Oscuridad
MAKAT BEJOROT-Muerte de Primogénitos

Cada gota que quitamos simboliza la esperanza y la plegaria de que los seres humanos
podamos expulsar las plagas que nos amenazan, empezando por aquéllas que están en
nuestro propio corazón.
Aceptar la inequidad
Enseñar el odio y la violencia
Malgastar los recursos de la Tierra
Callarnos ante actos de corrupción
Instigar a la venganza en lugar de perseguir la justicia
Negarnos ante las necesidades humanas
Oprimir a quienes están en menores condiciones que nosotros
Destruir la confianza y la esperanza
Erosionar la libertad

— El sáb 7-may-11, Jorge Sánchez escribió:

De: Jorge Sánchez
Asunto: [cursovaloresreligiosos_2007] Tzvi Freeman – ¿Es correcto celebrar la muerte de Ben Laden?
Para: «Jorge Sánchez»
Fecha: sábado, 7 de mayo de 2011, 13:18

¿Es correcto celebrar la muerte de Ben Laden?

Por Tzvi Freeman

Pregunta:

¿No es inapropiado celebrar la muerte de Osama Ben Laden? ¿Es eso un valor Judío?

Respuesta:

Has preguntado lo que podría denominarse una pregunta muy judía. Por un lado, es tan típicamente judío sentirse culpable por un regocijo. Aparte, la sabiduría de nuestros sabios sobre este tema es muy profundo y grueso. ¿Cuándo sabes que una sabiduría es profunda? Cuando a primera vista parecería ser una total contradicción.

Empecemos con Salomón el Sabio, que escribió: “Cuando el malvado perece, hay una melodía alegre”.

Suena bastante inequívoco. Hasta que encuentras otra sentencia del mismo autor, en el mismo libro: “Cuando tu enemigo cae, no te alegres, y cuando tropieza, deja que tu corazón no se exalte, con el fin de que el Señor vea y se disguste, y aleje Su ira de él”.

…mientras que en el mismo volumen, el Talmud ya nos dijo: “Cuando los Egipcios estaban hundiéndose en el mar, los ángeles querían cantar. Di-s les dijo a ellos, “El trabajo de Mis manos está hundiéndose en el mar, ¿y ustedes quieren cantar?”

No somos los primeros en notar estas paradojas y más. Ahora no es el momento de enumerar cada resolución sugerida. En vez de ello, vayamos directo al quid de la cuestión:

¿Qué tiene de terrible, después de todo, celebrar la muerte de un malvado? ¿Cómo puedes pensar siquiera en no regocijarte, cuando ese hombre se alegraba por la muerte de miles, e ingeniosamente traía destrucción y terror en todo el planeta? ¿Es tan terrible alegrarse que el mundo haya mejorado, y sea un lugar más seguro y feliz?

No, no lo es. Es perfectamente legítimo. Por el contrario, alguien que no está celebrando en este momento aparentemente no le importa demasiado la presencia de la maldad sobre nuestro amado planeta. Aquellos que están en contra de la maldad, ahora tienen una sonrisa en sus rostros. El apático no grita.

De ser así, cuando el Faraón y su ejército, que esclavizaron a nuestro pueblo durante generaciones, los maltrataron de la forma más cruel, ahogando a nuestros bebés y golpeando a los trabajadores hasta la muerte, cuando finalmente estaban hundiéndose en el mar, ¿por qué Di-s mismo no se alegró?

Simple: Porque ellos son “el trabajo de Mis manos”. Por ello, son maravillosos. Y una terrible pérdida.

Como dijo otro profeta: “Mientras vivo, dice Di-s, no deseo la muerte de los malvados, sino que los malvados se arrepientan para que puedan vivir”

Por este mismo motivo, Salomón dijo que no te alegres por la caída de tu enemigo. Si esa es la razón por la cual celebras, porque es tu enemigo con quien te has enfrentado en una batalla personal, entonces ¿cómo tú eres mejor que él? Su maldad era egoísta, así como tu alegría.

Pero alegrarse por la disminución de la maldad en el mundo, que hemos hecho algo de nuestra parte para limpiar la suciedad, que haya habido un poco de justicia, ¿qué podría ser más noble?

Eso, después de todo, era el pecado de Bin Laden: Él reconoció a Di-s. Era un hombre profundamente religioso, aquellos que lo conocían lo llamaban “santo”. Él le rezaba a Di-s cinco veces al día y le agradecía por cada uno de sus nefarios logros. El pecado de Bin Laden fue ignorar reconocer la Divina imagen que hay dentro de cada ser humano, negar el valor que Di-s Mismo pone sobre “el trabajo de Mis manos”. Para Bin Laden, este mundo era horrible, un lugar oscuro, construido solo para que pueda borrarse en un apocalipsis final, y él estaba preparado para ayudar a que suceda. Con ese pecado, toda su obra y religiosidad se hizo decrépitamente malvada.

Así que está la ironía de todo esto, la profundidad y belleza que yace en la tensión de nuestra Torá: Si celebramos que Bin Laden fue disparado y asesinado, estamos agachándonos a su rearmo de depravación. Pero si no celebramos la erradicación del mal, estamos demostrando que simplemente no nos importa.

No somos ángeles. Un ángel, cuando canta, está lleno sólo por una canción. Un ángel, cuando llora, se ahoga en sus propias lágrimas. Nosotros, somos seres humanos. Podemos cantar alegremente y sufrir a la vez. Podemos odiar a una persona, y a la vez apreciar el hecho de que sea una obra de Di-s. De esta forma, el ser humano, no el ángel, es el recipiente perfecto para la sabiduría de la Torá.

——————————————————————————–
E-mail clasificado por el Idenfificador de Spam Inteligente. Para modificar la categor�a clasificada acceda a su webmail

——————————————————————————–
Este mensaje ha sido verificado por el E-mail Protegido. Antivirus actualizado en 07/05/2011 / Versión: 0.97/13057

__._,_.___

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *