TÚ ERES ESPÍRITU Y YO TAMBIÉN SOY ESPÍRITU Y SANTO

Sigo todavía asombrada y tengo enormes dudas de cómo está sucediendo esto. ¿Cómo puede suceder? Me refiero a, ¿cómo es que no puedo controlar mi mano? Es como si fuera usada por otra fuerza. Pero yo soy muy realista, es por eso que dudo, y sin embargo, está sucediendo. Estoy confundida…

Estoy aquí. Soy Yo, Jesús. Hija, recuerda que tú eres espíritu y Yo también soy Espíritu y Santo. Yo vivo en ti y tú en Mí. Permanece en Mí. Yo, Jesús, estoy siempre contigo, comprende esto.  Permanece en Mi Luz, porque Yo soy la Luz y, a través de Mí, estás recibiendo el Conocimiento, estás progresando. 

Muy bien, me has convencido que realmente eres Tú. Has conseguido Tus dos objetivos, que yo Te ame, y que vienes a mi encuentro de este modo. Me has seducido. Sé también que no soy más esquizofrénica que el resto del mundo, o más psicópata que el mismo psiquiatra. Sé también que esto no viene de los diablos, ya que sé lo que uno siente cuando ellos nos atacan y nos dan un inquietante sentimiento de tormentos. (Esto fue cuando fui atacada antes, para que yo abandonara los escritos). 1 No elegí recibir Tus Llamados, ya que yo estaba totalmente apartada de Ti. Tú lo deseaste Señor Mío. No me pesa, ¿cómo podría? ¡Ya que ahora he sido seducida! 

Hija, te elevé para que puedas estar Conmigo. Te enseñé a amarme. ¿Estás contenta de estar Conmigo de este manera? 

¡Oh, sí! 

Te bendigo desde el Centro de Mi Corazón. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *