TSUNAMI-TERREMOTO-ICEBERG

Científicos de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), descubrieron que la placa de Sulzberger de la Antártida se fragmentó arrojando pedazos de hielo al mar. El suceso fue provocado por el terremoto y tsunami del 11 de marzo en Japón.

El satélite Envisat, desarrollado por ESA para el estudio ambiental de la Tierra, dio a conocer el 10 de agosto, las imágenes que muestran el hallazgo.

La gran catástrofe del 11 de marzo en Japón, con un terremoto de 9,0 grados en la escala Richter, y un posterior tsunami en las costas de Honshu, dejó devastada a decenas de ciudades y pueblos en el noreste de Japón.

Datos de las agencias espaciales NASA Y ESA, confirman que estos sucesos causaron que a 13.000 kilómetros de distancia, en la plataforma Sulzberger, se fragmentara el hielo.

La revista Journal of Glaciology señala que el científico de la NASA, Kelly M. Brunt, especialista en la criosfera, que estudia la cubierta de agua sólida de la Tierra, en el Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Maryland, demostró junto a su equipo que ambos sucesos ocurrieron uno después del otro.

El rompimiento de la placa de hielo sucedió 18 horas después de ocurrido el terremoto, y olas del devastador tsunami. Tras los fenómenos, trozos de hielo se convirtieron en icebergs flotando en el mar de Ross, que sumándolos en extensión, equivaldrían a dos veces la superficie de Manhattan.

El informe explica que, apoyados en los registros de mareógrafos de Nueva Zelanda, se captó la llegada del tsunami a la Antártida. Estos datos se complementaron con los aportados en las imágenes obtenidas por el satélite Evisat, donde se observó la fragmentación. Se concluyó que se afectaron unos 125 kilómetros cuadrados de extensión de hielo.

Las primeras imágenes del Envisat, muestran los principios de la fragmentación, donde un iceberg de unos 10×6 kilómetros se desprendió. Al día siguiente se separó otro trozo de hielo de, 7×4 kilómetros. El trozo más grande que se desprendió un bloque que midió, 6,5 por 9,5 kilómetros y un grosor de unos 80 metros, informó ESA.

Il Radar de Apertura Sintetica Avanzata (Advanced Synthetic Aperture Radar, ASAR, en inglés) a bordo di Envisat puede capturar imágenes antes cualquier condición meteorológica y luz. Envisat captura imágenes radar de la Antártica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *