Tropos

HONGOS

Aunque Aristóteles llamó tropos a los diversos modos del silogismo, con esta palabra nos referimos habitualmente a los argumentos utilizados por el escepticismo griego para demostrar la imposibilidad de todo tipo de conocimiento y por consiguiente la necesidad de suspender el juicio (epojé).

      Muchos de estos argumentos subrayaban la existencia de distintas y contradictorias experiencias de conocimiento entre los hombres (como muestran la diversidad de costumbres, leyes y creencias en la vida común y de opiniones en la filosofía, o las diferentes sensaciones que provocan los mismos objetos a distintas personas). Otros argumentos destacaban la influencia de las circunstancias histórico-sociales y de los factores orgánicos en el conocimiento. Con estos “tropos” los escépticos intentaban negar la posibilidad de hacer juicios objetivos de la realidad, reivindicando el subjetivismo y, en los casos más extremos, la abstención del juicio sobre la realidad o epojé. Los mismos escépticos aceptaron que con los “tropos” citados, la crítica a la posibilidad del conocimiento era tan radical que llegaba a poner en cuestión la verdad de la propia teoría; dice Sexto Empíricorespecto de estas argumentaciones: “pueden anularse por sí mismas, circunscribiéndose ellas mismas con las cosas de que se dicen, del mismo modo que los medicamentos purgantes no sólo expulsan humores del cuerpo, sino que se eliminan a sí mismos junto con los humores”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *