TRATAMIENTOS PIRAMIDALES


Llevamos muchos años trabajando con pirámides.
Cada vez que se encara un nuevo tipo de tratamiento -o sea una nueva dolencia agregada al protocolo de investigación- nos llevamos una nueva agradable sorpresa.
Sabemos que se evitan las infecciones sin aplicación de antibióticos, porque el poder bacteriostático es una de las principales ventajas. Pero resulta que la recuperación celular en las heridas llega a un punto en que si se hacen los tratamientos en cuanto se producen, o bien inmediatamente después de la cirugía, la cicatrización se produce más rápido y libre de infecciones, sin inflamación, con todo el ambiente interno y externo óptimo para la recuperación de las células, aprovechando al máximo la capacidad natural del organismo. Los post-operatorios de muchas cirugías son el problema para los expertos cirujanos, que tras un trabajo magnífico tienen dificultades para combatir las infecciones. Si bien el uso prolongado de la pirámide (para dormir) es óptimo para prevenir la mayor parte de las enfermedades, la cirugía es la solución más rápida y segura hoy en día para problemas como los oftálmicos. Las  
enfermedades oculares, por ejemplo, se operan en su mayoría con éxito en casi todos los casos, y luego el uso de pirámides asegura un post.-operatorio sin infecciones y rápida cicatrización.
En este blog sólo iremos agregando casos fuera de Cuba, pues allí se lleva todo bajo protocolo de investigación mucho más completo y los tratamientos con pirámides ascienden a unos cincuenta por día, tratándose heridas, problemas osteo-articulares, reumáticas de toda clase, fibromialgias, esclerosis múltiples, intoxicaciones medicamentosas y dolencias infecciosas muy diversas.
Estas imágenes corresponden al tratamiento de una paciente mayor, que tras ser operada con resultado aparentemente desastroso, bastó el trabajo con pirámides del fisioterapeuta bonaerense Marcelo Bengoechea para encarrilar los defectos aparentes de la operación, recuperando la funcionalidad y estética de la mano operada como puede verse en la secuencia de imágenes. El tratamiento se ha realizado con la altenación de pirámide y antipirámide. Sobre este particular hallará el link al final de la página.
1.- En este estado se encuentra la mano tras la operación. Prácticamente sin movilidad.

2.- A poco de iniciarse el tratamiento, con sesiones indicadas por el Dr. Marcelo Bengoechea, se empieza a recuperar movilidad y cede la inflamación.

3.- Paulatinamente, al cabo de unas semanas la mejoría se verifica con disminución y/o desaparición del dolor, mayor movilidad y reducción de la inflamación.

4.- Varias semanas más tarde las correcciones a lo que parecían defectos de la operación han desaparecido. La cirugía ha sido muy buena, pero no hubiera dado por si sola los resultados que se han conseguido con un tratamiento piramidal post-operatorio.

Aquí vemos la diferencia entre los primeros logros, que aunque significativos se hacen mucho más notables tras algunas semanas más de tratamiento piramidal.

El tratamiento piramidal consiguió evitar totalmente las infecciones, reducir al máximo la inflamación, estimular el crecimiento celular bajo parámetros naturales propios del organismo, recomponer integralmente la mano y su movilidad hasta donde lo permite la naturaleza de la paciente, que siendo bastante mayor, los tratamientos convencionales no pueden esperar semejante mejoría.
En algunas imágenes se aprecia parte de la pirámide utilizada por el Dr. Marcelo Bengoechea, que no siendo de alta intensidad como las Pirámides Hygia, en sus manos expertas hace igualmente todo lo que puede esperarse de un excelente tratamiento piramidal.
Para contactar en Buenos Aires con este terapeuta, le recomendamos visitar la web https://www.elenciclopedista.com.ar/tratamientos-piramidales/?xurl=http%3A%2F%2Fwww.piramicasa.es%2F y le encontrará en el foro de Google Grupos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *