Tratamiento natural: Memoria

La memoria es una función del cerebro correlacionada con el desarrollo del mismo y, a la vez, es un fenómeno de la mente que permite al organismo codificar, almacenar y recuperar información. Surge como resultado de las conexiones sinápticas repetitivas entre las neuronas, lo que crea redes neuronales.

La memoria permite retener experiencias pasadas y se clasifica en: memoria a corto plazo (consecuencia de la simple excitación de la sinapsis para reforzarla o sensibilizarla transitoriamente), memoria a medio plazo y memoria a largo plazo (consecuencia de un reforzamiento permanente de la sinapsis).

La memoria (o, mejor, los recuerdos) son la expresión de que ha ocurrido un aprendizaje. De ahí que los procesos de memoria y de aprendizaje sean difíciles de estudiar por separado. El cerebro, cual computadora, coloca información que considera importante en “archivos.” Al recordar algo, se abre un archivo. La memoria no siempre funciona perfectamente: es normal olvidar cosas de vez en cuando.

A medida que las personas envejecen, puede requerir más tiempo recuperar esos archivos. Las personas mayores se olvidan de cosas con más frecuencia debido a que sufren un deterioro cognitivo leve. Pero olvidarse cómo se usa el teléfono o cómo llegar a casa pueden ser signos de un problema más serio, como la enfermedad de Alzheimer u otros tipos de demencia, derrame, depresión, lesiones en la cabeza, problemas tiroideos o reacciones a determinadas medicinas.

Remedios naturales para estimular la memoria

Polen de abeja y miel de romero:

El Romero es primordial para la producción de cortisona, hormona utilizada por nuestro organismo para defenderse de agresiones psíquicas o físicas contra el sistema nervioso. Esta receta es útil para casos de fatiga psíquica o para fortalecer la memoria.

Ingredientes:

1 cucharadita de polen de abeja.

1 cucharada de miel de romero.

Forma de usarlo:

Tomar todos los días una cucharadita antes del desayuno.

Atención: los alérgicos al polen deben tomar un granito de polen el primer día con la miel; el segundo día, dos granitos y el tercer día, tres, hasta llegar a la cantidad que cabe en una cucharita de café.

Castañas cocidas:

Las castañas tienen propiedades beneficiosas para el sistema nervioso.

Ingredientes:

15 castañas

½ l. de agua.

Preparación:

Dar a las castañas un corte profundo en cruz.

Hervir a fuego lento durante doce minutos.

Forma de tomarlas:

Comer tantas castañas como apetezca a lo largo del día sin exceder las 15 castañas

Alimentación para favorecer la memoria

  • Frutas que contengan fisetina, un fitoquímico que estimula la memoria: manzanas, uvas, kiwis…
  • Verduras de hoja verde oscura: brócolis y espinaca tienen un alto contenido en ácido fólico (vitamina del complejo B), que funciona como “desempañador” de los recuerdos.
  • Semillas
  • Nueces
  • Cereales integrales, con fitoquímicos indispensables para el salto del impulso nervioso entre una neurona y otra.
  • Aceite de oliva extra virgen, riquísimo en ácidos grasos monoinsaturados, integrantes de la mielina (envoltura de las neuronas) y dos muy efectivos antioxidantes: los polifenoles y la vitamina E; ambos son un verdadero escudo para proteger a la memoria de la acción amnésica de los radicales libres.
  • Alimentos ricos en vitamina B2 (hígado, queso roquefort y almendras).
  • Nutrientes ricos en colina (yema de huevo, germen de trigo y peces grasos como el salmón), un aminoácido que el cuerpo requiere en muy pequeñas cantidades, pero cuya falta genera serios problemas neuronales. La colina constituye la materia prima de la acetilcolina, el neurotransmisor más importante del sistema nervioso, algo así como la materia de la que están hechas las ideas, los pensamientos y los recuerdos.
  • Pescado: atún, anchoa, sardina, arenque y caballa, poseen ácidos grasos omega 3 en altísimas concentraciones, que protegen a las neuronas contra la letal acción de los radicales libres, principales responsables del proceso conocido como envejecimiento.
  • Debemos tener en cuenta que se debe ejercitar y fortalecer la memoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *