Tratamiento natural: las verrugas

Las verrugas las causa el papilomavirus humano (HPV), que hace que las células de la piel se multipliquen rápidamente causando crecimientos benignos muy contagiosos. Hay más de 70 subtipos diferentes de HPV, y cada uno tiende a causar verrugas en diferentes partes del cuerpo, variando en tamaño (desde 1 mm a más de 1 cm) y forma.

El virus se extiende por el contacto directo de la piel o tocando superficies húmedas que han estado en contacto con alguien que tiene verrugas. El virus HPV puede permanecer inactivo o latente en la piel, sin ningún síntoma visible en varios meses, por lo que muchas personas pueden tener HPV sin saberlo.

Las verrugas son muy frecuentes en la infancia y adolescencia. Suelen desaparecer espontáneamente, si bien en ocasiones pueden requerir varios años. En los pacientes adultos suelen ser más persistentes. El desarrollo de verrugas se favorece cuando hay fallos en el sistema inmunitario.

Las verrugas no representan un problema médico, no causan enfermedades, no pueden afectar a un órgano interno ni causar cáncer de piel, pero pueden ser dolorosas, como bajo las uñas o en las plantas de los pies (ojos de pescado), y adquirir un tamaño que las haga cosméticamente y funcionalmente inaceptables.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR LAS VERRUGAS:

No caminar descalzo: en vestuarios, piscinas, duchas, gimnasios o moquetas, ya que existen grandes probabilidades de que el virus se encuentre allí. La mejor protección es el calzado.

Cubrir cortes y arañazos: desinfectar rápidamente la herida y luego cubrirla con una gasa hasta que se cure, ya que el virus puede introducirse fácilmente bajo la piel. Tener especial cuidado alrededor de las uñas, ya que puede ocasionar un tipo particularmente resistente de verruga (periunqueales).

No tocar las verrugas: se contagian con facilidad.

Conservar los pies secos: si tienes verrugas en los pies, trata de conservarlos lo más secos posible, ya que se desarrollan en la humedad. Lo mejor es cambiar los calcetines o medias al menos tres veces al día.

TIPOS DE VERRUGAS MÁS FRECUENTES:

Las verrugas comunes (verruga vulgar) son firmes y altas, con una superficie rugosa como una coliflor. Son más comunes en las manos (nudillos y dedos), los codos y las rodillas.

Las verrugas plantares o papilomas son las que aparecen en las plantas de los pies. No sobresalen de la superficie de la piel, pero el peso del cuerpo presionando sobre ellas las hace muy dolorosas. Suelen tener un punto negro en el centro, rodeado por un área dura blanca.

ASPECTO PSICOLÓGICO: Pequeños ataques de rabia

REMEDIOS NATURALES

• Leche de higo fresco

Aplicarla sobre cada verruga sin salir de su contorno. Cubrir con una tirita o gasa y mantener el emplasto durante 8 horas. Repetir cada día durante 9 días.

• Limón

Macerar varias rodajas de limón en sidra de manzana con un poco de sal durante dos semanas. Frotar las rodajas sobre la verruga. Repetir hasta que haya desaparecido.

• Bicarbonato sódico y aceite de ricino

Formar una pasta espesa con una cucharada de aceite de ricino y otra de bicarbonato de sodio. Aplicar un par de veces al día y cubrir con una gasa, durante dos semanas.

• Jengibre

Rallar una raíz fresca y mezclar con agua hasta obtener una pasta. Aplicar sobre la verruga y cubrir. Dejar actuar durante toda la noche. Repetir hasta que desaparezca.

• Ajo

Cortar un trozo de ajo en forma plana lo suficientemente grande para tapar la verruga. Tapar con un esparadrapo y mantener durante el día y la noche. Cambiar cada día ajo y esparadrapo hasta que la verruga desaparezca.

• Hojas de caléndula y cebolla

Mezclar 1/4 de cebolla con hojas de caléndula, triturar hasta obtener una pasta y untar sobre la verruga 3 ó 4 veces al día, dejando actuar la mezcla durante unos 15 ó 20 minutos. Repetir hasta que desaparezca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *