Tratamiento natural: Gastritis

La gastritis aguda es la inflamación de la mucosa gástrica que cursa en un breve periodo de tiempo. Se presenta en cualquier edad y sexo. Las causas pueden ser: exceso de comidas copiosas o muy condimentadas, alcohol, estrés, fármacos, otras enfermedades, por ejemplo, hepatitis, gripe…

Los síntomas más comunes son: náuseas, vómitos, dolor en la zona gástrica, perdida de apetito, cefaleas y, a veces, fiebre.

La gastritis crónica es una inflamación de la mucosa gástrica que cursa de forma muy prolongada. Es más frecuente en el hombre y de edad media o avanzada. Las causas son las mismas que en la gastritis aguda.

Muchas gastritis crónicas generalmente presentan de forma repetida síntomas inespecíficos coincidentes con los de la gastritis aguda: pesadez de estómago, perdida de apetito, molestias después de las comidas. Las personas que padecen una gastritis crónica son aquellas que manifiestan tener un estómago delicado.

El estómago ocupa una posición central en nuestro cuerpo; es un centro alquímico, cuya principal acción es la de la trasformación de los alimentos que llegan del exterior. Representa simbólicamente nuestra capacidad de afrontar la vida, tomando de ella lo que necesitamos, trasformándolo hasta hacerlo asimilable y útil para nuestro crecimiento y desarrollo.

El estado del estómago se puede saber observando el labio superior, sobre todo su parte central. Un labio superior muy abultado indica un estómago expandido por el abuso de sustancias de extremo yin (azúcar, liquido en exceso, alcohol, frutas tropicales…)

Un labio superior muy fino, prieto y con tendencia a resecarse muestra la condición contraria, la contracción del estómago por abuso de alimentos y sustancia yang (carnes rojas, embutidos, sal, huevos…).

Alimentación

Reducir:

  • Harinas refinadas
  • Tabaco, alcohol, cafeína y teína.
  • Azucares de absorción rápida
  • Exceso de grasas saturadas (carne y embutidos)

Potenciar:

  • Cereales integrales
  • Verduras
  • Proteínas vegetales

Tratamiento natural

  1. El aloe vera es muy efectivo en el tratamiento de trastornos digestivos en general. Para aliviar los ardores y acidez de estómago podemos ingerir cada día en ayunas jugo de aloe vera. Este tratamiento actúa como tónico general y regulador intestinal. Debemos tener en cuenta que el aloe tiene efecto laxante suave.
  2. Se usa la asociación de regaliz y arcilla como tratamiento en la gastritis debido a sus propiedades
    • El regaliz por su acción antiespasmódica es eficaz en el tratamiento de úlceras gástricas, gastralgias y ardores de estómago. A su vez posee propiedades antiinflamatorias y antiulcerosas, aumenta la secreción del moco gástrico y disminuye la del pepsinógeno, protegiendo la mucosa gástrica.
    • La arcilla se usa debido a su gran poder cicatrizante a nivel de estómago y su capacidad, al poder de contrarrestar y neutralizar el efecto del ácido clorhídrico. Asimismo posee gran capacidad de absorción, capta, neutraliza y elimina tanto sustancias no utilizadas de los alimentos como aquellas otras de carácter tóxico; es, además, un potente agente estimulador, limpia y enriquece la sangre, estimula el órgano deficiente y contribuye al restablecimiento de la función que falla.

Flores de Bach

Gastritis por estrés

Cuando tenemos que llevar a cabo grandes esfuerzos o tareas difíciles, el estómago también reacciona como si tuviese que digerir grandes cantidades de alimento y lo hace segregando grandes cantidades de ácido produciendo así los consecuentes problemas.

Olmo: se utiliza cuando sentimos que nos hemos sobrecargado.

Impaciencia: se usa cuando nos estamos esforzando en exceso.

Roble albar: se usa cuando nos obsesionamos con una meta y no queremos renunciar a ella a pesar de la sobrecarga que ello supone.

Gastritis por envidia.

Se tiene la sensación de recibir siempre poco, no contentándose nunca con lo que se tiene.

Achicoria + acebo.

Gastritis con enfado

El enfado es como un alimento muy difícil de digerir, que daña y devora la mucosa gástrica.

  • Acebo. Contra la irritabilidad
  • Leche de gallina cuando se toman las cosas demasiado en serio
  • Sauce para olvidar y perdonar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *