Tratamiento natural: Afonía

La afonía se produce cuando una persona se queda totalmente sin voz y la disfonía o ronquera, cuando la voz pierde calidad acústica, es decir, cambia de tono y se hace más sucia. Las molestias en la garganta son síntomas habituales del resfriado y son muy frecuentes en niños y jóvenes.

La simple respiración que se utiliza de forma inconsciente y automática en la vida cotidiana no es suficiente para quien utiliza la voz como herramienta de trabajo. El 90% de la insuficiencia o fatiga vocal proviene de una respiración inadecuada.

El sonido del habla se produce por la vibración de las cuerdas vocales en tensión y debido al aire que pasa a través de ellas. Por eso nunca debe hablar en inspiración. La inspiración debe ser nasal, después de la cual es necesario hacer una pausa para después espirar por la boca, en forma de soplo suave y prolongado. Este soplo es el que produce la voz.

El soplo espiratorio no debe llegar a contraer los músculos del cuello. Si se altera el equilibrio muscular por una respiración exagerada o un soplo disminuido, el trastorno vocal no se hará esperar. La práctica progresiva de la relajación permite eliminar tensiones musculares adversas a una buena fonación.

Causas:

Enfermedades del aparato respiratorio. La más importante es la laringitis o inflamación de la laringe, la faringitis o inflamación de la faringe, la amigdalitis o inflamación de las amígdalas (anginas), la tos persistente, alergias, nódulos, tumores, etc…

Una voz afónica, o con un timbre o intensidad diferente puede aparecer en ciertos casos de nerviosismo. A veces surge ronca o, a veces, aguda.

Algunos casos de afonía y de disfonía pueden responder a una psiconeurosis, que es un trastorno mental en el que el paciente cree que se ha quedado sin voz. Aunque físicamente no se le detecta ningún problema en la laringe, la persona llega a perder la capacidad de emitir la voz de forma voluntaria. En este caso no hay una patología orgánica en la laringe, sino que el origen de la alteración vocal se debe a que se somatizan una serie de miedos y angustias y se utilizan la afonía o la disfonía como formas de autodefensa.

Precauciones

Las personas que por motivo de trabajo fuerzan la voz (maestros, cantantes, vendedores, relaciones públicas, locutores, etc… ), deben prestar un cuidado especial.

Los gritos que expresan fuertes emociones y los lloros prolongados pueden afectar a la voz, especialmente en los niños.

Evitar

Ingestión de productos tóxicos o irritantes: tabaco o el alcohol.

El contacto del frío con la garganta bien mediante el clima o al beber agua fría o helados .

Remedios naturales

  • El jengibre es muy recomendado para las afecciones de la garganta.
    1. Puedes probar directamente con chupar un trozo de la raíz de jengibre.
    2. Preparar una tisana de raíz de jengibre rallada, con un poco de zumo de limón y algunas cucharadas de miel, para endulzar y enaltecer sus efectos.
  • Otro de los excelentes remedios naturales contra la afonía es la combinación de cebolla y azúcar moreno.
    1. Poner a hervir dos cebollas grandes en medio litro de agua durante 15 o 20 minutos.
    2. Colar el líquido y añadir algunas cucharadas de azúcar moreno.
    3. Conservar en la nevera y beber varias veces al día.
  • Las coles, en especial el repollo, son muy útiles como remedios caseros contra la afonía. Lo aconsejable es que prepares un licuado de repollo verde.
    Coge varias hojas y agrega un poco de agua si fuera necesario, para lograr una consistencia adecuada al licuarla. Es preferible beberlo antes de ir a dormir.
  • Algunas de las plantas recomendadas para el tratamiento de la afonía son: saúco, tila, flor de malva, gordolobo, salvia, menta, malvavisco, manzanilla, tusílago y aguileña.
    Escoge entre tres y cinco plantas de las mencionadas anteriormente, a partes iguales; pon una cucharadita de postre de cada una de ellas en una taza con agua hirviendo, déjalo reposar 10 – 15 minutos y una vez que el tiempo haya transcurrido cuela la infusión y tome 2 – 3 tazas al día, fuera de las comidas.
  • Hacer gárgaras con una infusión de hojas de salvia, para lo cual se pone una cucharadita de salvia en una taza de agua hirviendo, se deja reposar durante 5 minutos, se cuela y cuando esté tibia se hacen gargarismos cada 2 – 3 horas. La sensación astringente que produce en la garganta puede resultar molesta a los niños; para evitarlo se puede preparar una infusión con salvia y manzanilla, a partes iguales.
  • Infusión de tomillo, miel y limón. Pon una cucharadita de tomillo en una taza de agua hirviendo, déjelo reposar durante 10 minutos y después cuela la infusión. Antes de tomarla añade el zumo de medio limón y una cucharada sopera de miel de romero. Bebe el preparado lentamente.
  • Un remedio excelente para las afecciones de garganta consiste en tomar un vaso de agua caliente al que se han añadido 8 gotas de extracto de propóleo.

Flores de Bach

La centaura menor es aconsejable por sus propiedades antitusígenas y estimulantes de las defensas naturales del organismo.

Aspecto psicológico

Las afecciones de garganta muestran una represión del enfado. Sentirse incapaz de expresarse. Incapacidad de hacerse valer. Rabia reprimida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *