Trastornos de Memoria

Los problemas de memoria suelen ser una queja frecuente en la población general en todas las edades aunque principalmente en los adultos mayores. El diagnóstico temprano es esencial para su efectivo control. La evaluación precoz y rápido tratamiento pueden prevenir un posible deterioro de la memoria y recuperar ésta a niveles previos de funcionamiento.

Son múltiples las causas que pueden presentar trastornos de la memoria: envejecimiento normal, ansiedad, estrés, depresión, inicio temprano de cuadros demenciales (como la Enfermedad de Alzheimer), enfermedades cerebrovasculares, Enfermedad de Parkinson, consumo de alcohol y drogas, infecciones o tumores cerebrales, epilepsia, traumatismos encefalocraneanos, apnea de sueño, deficiencias vitamínicas, intoxicación por metales pesados o monóxido de carbono, alteraciones tiroideas, hidrocefalia normotensiva y otras enfermedades neurodegenerativas como Enfermedad de Huntington, Demencia Frontotemporal, Demencia por Cuerpos de Lewy, Parálisis Supranuclear Progresiva y Enfermedad de Wilson.

Un diagnóstico acertado es fundamental en algunos de estos cuadros para un correcto tratamiento y eventual curación. Incluso en aquellas situaciones donde el cuadro no es reversible, la prevención de un deterioro rápidamente progresivo y una optimización del funcionamiento remanente son objetivos importantes del tratamiento.

La contención y educación del paciente y la familia son parte crucial del plan terapéutico.

INECO se ha hecho eco de la necesidad de un abordaje sistémico, multidisciplinario y especializado del diagnóstico y tratamiento de los problemas de memoria. Este enfoque se basa en las evaluaciones y técnicas más avanzadas de la actualidad, siendo la institución centro de referencia internacional en la investigación de algunas de estas patologías.

El grupo de trabajo está compuesto por neurólogos, psiquiatras, gerontólogos, neuropsicólogas, terapistas ocupacionales, psicólogos, fonoaudiólogos, musicoterapiastas y kinesiólogos.

La consulta inicial está dirigida por un médico especialista quien luego de un profundo interrogatorio del paciente y la familia, de acuerdo a las características de la problemática planteada indicará: evaluaciones neurocognitivas, evaluación funcional (Terapia Ocupacional), estudios de laboratorio, estudios por imágenes (resonancia magnética nuclear, tomografía computada, SPECT) y evaluaciones neuropsiquiátricas. Luego de completarse todas las evaluaciones se realiza una devolución al paciente y la familia sobre el caso estudiado. Semanalmente se realizan ateneos clínicos donde participan todos los profesionales de la institución, donde se discuten aquellos casos para los cuales las evaluaciones no sean concluyentes.

En función de los resultados obtenidos se diseña un plan de tratamiento personalizado que puede incluir medicación específica, corrección de alteraciones clínicas subyacentes, estimulación cognitiva en dispositivo individual o grupal (talleres), tratamiento fonoaudiológico en dispositivo individual o grupal, terapia ocupacional en forma individual o grupal, musicoterapia, etc. También se contempla la posibilidad de realizar estos tratamientos en forma domiciliaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *