Trasplante de cara transforma la vida de las víctimas

Un nuevo estudio que describe la serie más grande de trasplantes de cara total (TCT) en el mundo, detalla la preparación del paciente, diseño y ejecución de la operación, y también un protocolo único de inmunosupresión que permite un régimen de medicamentos, de mantenimiento, a largo plazo.

Un equipo quirúrgico en el Hospital de Mujeres y Brigham (BWH; Boston, MA, EUA) documentó los procesos TCT, de candidatos detectados para el trasplante y el manejo del seguimiento de los receptores. El proceso incluye evaluación por un equipo de médicos que determinan si el paciente está preparado o no físico y mentalmente para el procedimiento por medio de numerosas evaluaciones clínicas y psicológicas. Una vez un candidato es aprobado por el equipo de trasplante de cara, los médicos trabajan estrechamente con el Banco de Órganos Nueva Inglaterra (NEOB) para identificar los criterios para posibles donantes con el fin de obtener el consentimiento para el trasplante.

Luego, los investigadores delinearon los detalles de las cirugías, con un enfoque sobre los esfuerzos colaborativos multidisciplinarios de un equipo entero de médicos. Los cirujanos y el personal coordinan sus tareas mientras preparan al receptor, recuperando simultáneamente el tejido del donante en un periodo limitado de tiempo. Los investigadores describieron las similitudes y la diferencia entre cada procedimiento, con varias diferencias que ocurren en un receptor TCT que, al mismo tiempo, recibió un trasplante bilateral de mano.

Finalmente, los investigadores explicaron el cuidado del receptor post-trasplante. Después de la cirugía, los médicos monitorizan y ajustan los inmunosupresores mientras buscan metódicamente cualquier signo de rechazo del órgano. Los investigadores también discutieron la ocurrencia de episodios únicos de rechazo en dos pacientes, y describieron cómo el tejido trasplantado se transformaba y adaptaba para igualar las características del receptor en cada caso. También compartieron detalles de los resultados funcionales tempranos y discutieron el TCT como una opción viable en el tratamiento de deformidades faciales severas y lesiones. El estudio fue publicado en el adelanto de impresión del 28 de Diciembre de 2011 en la revista New England Journal of Medicine (NEJM).

“A diferencia de la reconstrucción convencional, el trasplante facial busca transformar las características severamente deformadas hasta una apariencia casi normal y función que las técnicas quirúrgicas reconstructivas convencionales no pueden igualar”, dijo el autor principal Bohdan Pomahac, MD, director del programa de trasplante de cirugía plástica de BWH y cirujano jefe en los tres procedimientos TCT. “Es realmente un procedimiento que da vida a esos pacientes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *