Tortuga contemplativa

Hola, todos/as y cada uno/a

Una vez más, como siempre, deberé pedir disculpas por enviar «genéricos», pero como siempre, si lo estas recibiendo es porque estas en mi corazón…

Entre las peliculas que suelo recomendar o sugerir, está Kung Fu Panda, pelicula de dibujos animados que, sin embargo, porta en sí misma, como camuflados, destellos de la sabiduría taoísta…

Al pie, puse el link para ver un fragmento (en verdad, son dos fragmentos, unidos en una sola secuencia), que me han parecido sumamente interesantes y muy intensos, en cuanto sintetizan múltiples aspectos de la Tradición, en un muy breve espacio…

Y, ¿de qué hablan estos fragmentos?…

Hablan de opciones, malas o buenas noticias, la concatenación causal de los acontecimientos, el cumplimiento del propio destino, la ilusión del control de los acontecimientos, la renuncia sincera a esa ilusión, creer o no creer, aceptación del la finitud, serenidad…

Y expresa, además, que todo ello, solo puede efectivizarse en el momento actual (el «presente»), que es fugaz, mutable e imposible de asir con nuestras propias fuerzas…

Todo muta, deviene, cambia, desarrolla, cumple su destino y, finalmente, trasciende…

La última aceptación personal es la partida; y frente a la partida del otro, la ultima aceptación personal, es el silencio…

Disfrutemos, si les parece bien, de este dibujito animado, con los ojos blandos para ver lo que no se muestra, allí donde habitualmente no lo buscamos…

Les envío a todos/as y cada uno/a de ustedes, mis compañeros de viaje, un gran abrazo fraterno…

Que la vida lleve siempre el rumbo de vuestra felicidad…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *