TERERE CONTEMPLATIVO

Hola, todos y cada uno

Una vez mas (y van…), como siempre, debo pedir disculpas por enviar un «genérico» pero, como siempre también, si lo estas recibiendo es porque estas en mi corazón…

El inicio de la tarde es un buen momento para endentecer el paso, reposar un poco y dejar la mente en descanso, concentrada en si misma y en el disfrute estético del cielo, los árboles, las flores y el sol (que nos viene dando duro, pero igual lo queremos, jejeje)…

Desde la ventana se ve un cielo azul profundo sin nubes y, recortado contra el, los mencionados árboles – con y sin flores – y algunos edificios…

Sí, aun en medio de la ciudad es posible contemplar estéticamente la vida…

Para ello, nada mejor, en este colorete que nos cocina, que unos buenos tererés, apoyado en el marco de la ventana y viendo la vida pasar…

Es interesante como, desde allí, pueden escucharse fragmentos de diálogos mantenidos por quienes caminan por la vereda; y mas interesante aun es que, en la mayoría de ellos, hay una pregunta habitual y recurrente, que se recorta del contexto: «… ¿qué sentido tiene?…»

La pregunta por el sentido es la esencia de nuestra existencia… ¿De donde venimos?… ¿Hacia donde vamos?…

Porque sentido es dirección, camino, acción de ir hacia alguna parte… Y esa es precisamente nuestra pregunta de base: ¿qué sentido tiene (mi vida)?…

 

Toda actividad humana es, en el fondo, un intento de responder esa pregunta (incluso para quienes no se la plantean) y de eso trata el breve texto que comparto en adjunto, molestando como siempre a mis compañeros de viaje con preguntas y planteos molestos, jejeje…

Adjunto también, para amenizar la tardecita, un poco de música amable, que espero les agrade… 

Bueno, espero que anden bien y que la vida lleve siempre el rumbo de vuestra felicidad…

Les envío a todos y cada uno de ustedes un gran abrazo fraterno…

Afectuosamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *