Tecnología produce terapias intervencionistas para el cáncer

Las técnicas quirúrgicas tradicionales ahora están siendo reemplazadas, cada vez más, por procedimientos de tecnologías combinacionales, mínimamente invasivos de oncología intervencionista guiada por imagen. Esos son los últimos hallazgos de Frost & Sullivan (Frost, Mountain View, CA, EUA), una firma internacional de investigación de mercado.

Las técnicas intervencionistas combinacionales de oncología primaria incluyen la ablación térmica, ultrasonido enfocado de alta intensidad (HIFU), y embolización. La ablación de radiofrecuencia (RFA) y la crioablación ya son opciones consideradas como buenas de tratamiento, mientras que la quimio-embolización transarterial (TACE) probablemente es el estándar mundial para el tratamiento del carcinoma hepatocelular no resecable, con las perlas eluyentes de medicamento, siendo el principal avance de tecnología en TACE.

La ablación de microondas (MWA), la radioterapia interna selectiva (SIRT), y la electroporación irreversible son otras tecnologías intervencionistas en evolución, pero una evidencia clínica completa para el uso eficaz de las tecnologías nuevas, todavía no existe. La mayoría de estudios son patrocinados por los vendedores, de modo que los parámetros para evaluar el dispositivo varían y los resultados pueden no ser imparciales. La inversión creciente en investigación mejorará los dispositivos existentes y el desempeño de las tecnologías. Por ejemplo, el sobrecalentamiento del tejido durante la MWA puede evitarse implementando algoritmos de control de la potencia, y se están diseñando actualmente dispositivos ergonómicos avanzados con controles y características instintivas.

Los fabricantes se beneficiarán mucho del hecho de que muchas tecnologías de oncología intervencionistas puedan ser usadas como tecnología combinacional. Se han investigado numerosas posibilidades, como la doxorubicina liposomal activada por calor con RFA. Igualmente, tanto la HIFU como la RFA ayudan en la captación de doxorubicina. Los estudios también indican que la combinación de tecnologías como la RFA con la TACE, o la inyección percutánea de etanol (PEI) con RFA o TACE proporcionan un tratamiento de mejor calidad. Actualmente se están realizando ensayos para demostrar la eficacia de estas tecnologías combinadas.

La ruta de multimodalidad guiada por imagen, computarización y visualización, junto con la radiación electromagnética, la aplicación de medicamentos y la inmunoterapia, jugarán un papel importante en curar los tejidos cancerosos. Los métodos que ganan popularidad en este espacio de tratamiento incluyen radioterapia estereotáctica guiada por imagen con métodos modernos de sincronización respiratoria. La colaboración continua entre las comunidades científicas y médicas y los fabricantes continuará allanando el camino para una solución eficaz de tratamiento.

“La popularidad de la tecnología intervencionista es creciente; mirando al futuro, la fraternidad médica la está considerándola como una posibilidad importante de tratamiento”, dijo Akanksha Joshi, un analista de salud de Frost & Sullivan y autor del reporte. “La rentabilidad y mejora en la calidad de vida son los principales méritos conseguidos con la oncología intervencionista”.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS; Ginebra, Suiza), los tres cánceres más diagnosticados en 2008 fueron el cáncer de pulmón (1,61 millones de pacientes), el cáncer de mama (1,38 millones) y el cáncer colorrectal (1,23 millones), mientras que los cánceres con la principal tasa de muerte fueron de pulmón (1,38 millones), de estómago (0,74 millones), e hígado (0,69 millones).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *