Surferinvaders: la belleza de las ecuaciones inspira una muestra de arte experimental

La belleza de las ecuaciones algebraicas es una certeza, y ya no sólo para los expertos en formularlas y resolverlas sino para todos, más allá de la opinión que nos merezcan las matemáticas. Esa es la misión de Imaginary, un proyecto que el Instituto Matemático de Oberwolfach (Alemania) inauguró en 2008 –año internacional de la disciplina–, y se lanzó al mundo para divulgar y encantar con las imágenes que una serie de programas de computadora genera a partir de los famosos polinomios. Los que salen del Surfer, un software de código abierto, son formas geométricas imposibles de colores estridentes.

Desde que el proyecto Imaginary llegó a la Argentina, de la mano de Andreas Daniel Matt, ya dio varios pasos firmes. Se organizaron talleres de divulgación en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) donde Matt fue profesor, se instaló un stand interactivo en la última temporada de Tecnópolis, a su vez plataforma de lanzamiento de un concurso público en busca de las imágenes más bellas, que tuvo a científicos, periodistas especializados y artistas en el jurado. Pero fue a mitad de 2012, con la convocatoria al taller “Matemática interactiva para artistas”, que el proyecto de carácter educativo fue apropiado por espíritus inquietos que le dieron a la herramienta fines creativos.

En las salas del Centro Cultural de España en Buenos Aires, donde Matt junto al especialista en estadística y visualización Alejandro Baranek dictaron el curso, nacióSurferinvaders, un colectivo multidisciplinario que ejecuta en simultáneo diversos proyectos artísticos de carácter eminentemente experimental. Y este domingo 18 cierran con una presentación en vivo y en tiempo real la exhibición Imaginary-ITBA que estuvo desde principios de noviembre en el Planetario. “Imaginary tiene un carácter muy abierto, de hecho la institución que lo creó genera contenido que está disponible para descarga gratuita en la Web. De tan abierto, admite cualquier tipo de apropiación, como la de los artistas”, contó Sebastián Uribe, profesor del Departamento de Ingeniería informática del ITBA y coordinador de la muestra.

«Surfer y el mundo» se llama el proyecto audiovisual que condensa los trabajos que ya están en marcha. “Ese es el espíritu de lo que estamos haciendo: varios proyectos, todos inspirados en las superficies algebraicas nacidas del Surfer. El software es la herramienta con la que nosotros nos introducimos, pero en sí los proyectos nacen de la imaginación”, explicó Baranek, que durante este año desarrolló el Surfer Shuffle, un generador de superficies algebraicas totalmente aleatorio.

Aníbal Zorrilla es pianista, compositor y docente del IUNA, donde desarrolla tecnologías interactivas aplicadas a la danza (sensores de movimiento que modifican la imagen y el sonido, bailarines que bailan con su propia imagen, o imágenes proyectadas de bailarines que no están en el escenario). Y un bache en matemáticas en su instrucción formal lo acercó al curso, donde desarrolla en grupos sus ideas sobre el límite entre lo real y lo virtual. “Me asombra el resultado de cruzar estas dos cosas que son casi incompatibles, porque la danza es lo más primitivo que hay, es una persona saltando y moviéndose”, contó.

Zorilla trabaja en un proyecto para intervenir el mundo “material”: imágenes de los visitantes al Planetario, por ejemplo, que toma una cámara fija se modifican por la intervención de una superficie algebraica en rotación; en otro proyecto, junto al también músico Andrés Claiman y un grupo de científicos se proponen componer música por fuera de las influencias, a través de los sonidos generados por el recorrido de un cursor que “patina” las trayectorias que las superficies definidas por ecuaciones dictan. Usan diversos software: Iannix, Reaper o Isadora, creado por el coreógrafo y programador Mark Coniglio. Zorrilla y Claiman son autores de los sonidos que acompañan todos los videos que recopilael Tumblr oficial de los Surferinvaders.

El nombre surgió del taller, primero como título de un proyecto de arte guerrilla que llevaría las estéticas figuras del Surfer como tag por la ciudad. Finalmente el trabajo no prosperó pero le dio nombre a un grupo multidisciplinario que reúne al programador del videojuegos Máximo Balestrini –que realizó un video donde se ven las transiciones no controladas entre una figura y la siguiente– con las artistas Sol del Río y Lucila Portabales, que crearon pinturas inspiradas en las superficies abstractas, que están colgadas en la galería circular del Planetario, entre las pantallas interactivas y estáticas de Imaginary que atraen a chicos como golosinas el fin de semana.

Todo lo que hacen es complejo y complicado. Un video que no corre porque el códec es incompatible, las computadoras se cuelgan, vuelven a arrancar y es un lenguaje que todos comparten. Por su acercamiento a la tecnología, parecen hackers. No por nada, adoptaron un módulo de trabajo llamado Surfertón: pasan tardes enteras del fin de semana en un galpón de La Paternal donde llegan con sus computadotas personales, consolas y el snack ideal para alimentar las ideas: las galletitas Toddy.

El Zitrus es una superficie algebraica inventada por Herwig Hauser con esta fórmula: x^2+z^2+y^3(1-y)^3=0. Eduardo Fabián Argento, asistente al taller con estudios en Informática e inclinaciones artísticas, se propuso sacar de la pantalla la figura. “Se me ocurrió cruzarlo con el proyecto Paper Craft que está en Internet, que es una forma de hacer esculturas 3D, pero no sabía cómo hacer con las ecuaciones, que es una línea que escribís con lápiz y papel, no un objeto en sí, y no tenía forma de sacarlo del Surfer. Investigué hasta que probé y le encontré la vuelta”, contó de su “origami digital”. Sus esculturas, tanto la del Zitrus como de extrañas figuras geométricas están exhibidas en las vitrinas del Planetario, y un video muestra el proceso de confección al mínimo detalle. Allí está su desafío.

“El hecho de tomar una estructura matemática para hacer música abre nuevos caminos –reflexionó Zorrilla–. “Porque cuando te ponés a componer no te das cuenta que estamos influidos por cosas preconcebidas, fórmulas, repeticiones y los estilos aprendidos. La música se refleja en la matemática, hay relaciones, y con la digitalización de la música se multiplican también las formas de proceder sobre la música que responden a lógicas que están fuera de cualquier tipo de estilo tradicional o retórico”.

A pesar de las complejidades que algunas de sus herramientas exigen, el espíritu del proyecto está en la inclusión. “El objetivo es que nadie se sienta afuera porque no sabe matemática”, aclaró Baranek. “Imaginary nació como un proyecto educativo de divulgación de la matemática. Este enfoque no reemplaza a la matemática que se estudia sino que es una puerta de entrada más atractiva y tiene una potencialidad interesante y un valor estético más allá del significado teórico. Es más fácil verlo que explicarlo”.

 

FICHA

Exposición de Imaginary-ITBA

Planetario de Buenos Aires
Sábado 17 y domingo 18
De 14 a 19
Domingo a las 17: presentación en vivo de Surferinvaders 

Artistas participantes: Eduardo Fabián Argento, Aníbal Zorrilla, Andrés Claiman, Sol del Río, Lucila Portabales, Adrián Salinas Villacís, Máximo Balestrini, Edgar Altszyler y Alejandro Baranek.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *