Suplementos dietéticos de omega-3 no impiden deterioro mental

Una nueva revisión sugiere que el aumento en el consumo de aceites de pescado ricos en ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, omega-3 no muestra beneficio entre los ancianos mayores cognitivamente sanos.

Investigadores en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (Reino Unido) realizaron un meta-estudio en tres análisis de suplementación con omega-3, en los cuales, 3.536 participantes—de más de 60 años de edad y cognitivamente sanos en el inicio del estudio—fueron divididos aleatoriamente para recibir ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, omega-3, en su dieta o placebo (como aceite de oliva). Las medidas de resultado principales fueron nuevos casos de demencia diagnosticados durante el período de estudio, pérdida cognitiva, efectos secundarios y adherencia a la no intervención.

Los resultados mostraron que, en dos estudios, con 3.221 participantes, no hubo diferencia entre los grupos con ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y placebo en el resultado del examen de estado mini-mental, en el seguimiento final. En dos estudios, con 1.043 participantes, otras pruebas de función cognitiva, tales como el aprendizaje de palabras, retención de dígitos, y la fluidez verbal, no mostraron ningún efecto beneficioso de la suplementación con ácidos grasos omega-3. Los participantes en ambos grupos de intervención y de control experimentaron poco o ningún declive cognitivo durante los estudios.

En los tres estudios, los síntomas gastrointestinales leves fueron los efectos secundarios más comunes, y fueron informados con igual frecuencia en los grupos tratamiento y placebo. La adhesión al protocolo de suplementación fue alta en todos los ensayos con una media del 90% de los complementos consumidos por los participantes del ensayo. El estudio fue publicado, digitalmente, el 6 de junio de 2012, en la revista “Cochrane Database of Systematic Reviews”.

“Los tres estudios incluidos en esta revisión fueron de alta calidad metodológica, por lo que los hallazgos no parecen deberse a casualidad o sesgo”, concluyeron la autora principal, Emma Sydenham, MSc, y sus colegas. “Mientras que no se demostraron beneficios cognitivos en esta revisión, si se recomiendan ampliamente el consumo de dos porciones de pescado a la semana, siendo una de las cuales un pescado graso como el salmón o las sardinas, como beneficioso para la salud, en general”.

Los pescados aceitosos como el salmón, la caballa, el arenque y las sardinas son una fuente rica de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, omega-3, que son esenciales para el desarrollo del cerebro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *