Sumak Kawsay

El término Sumak-Kawsay ha sido tomado en cuenta solamente en sentido desarrollista occidental (buen vivir) olvidando que este término en el mundo andino abarca lo humano, lo natural, lo ancestral y lo divino, de allí que podemos decir con toda propiedad, que es el nombre del paradigma de vida de los pueblos originarios andinos ya que las palabras: desarrollo, economía, salud, espiritualidad, política, cultura, soberanía alimentaria y otras se traducen como sumak-kawsay. En el ámbito de la salud, hacer referencia a este término equivale a decir que en la cotidianidad andina existe una profunda relación del runacon las divinidades, la naturaleza y los espíritus de los ancestros en un ámbito de mutua “crianza” y de mutuo beneficio para la vida. Esto constituye la base fundamental para la conformación del camino de la sabiduría medicinal. Este camino ya está trazado por las leyes naturales del “pariverso”2 y su recorrido requiere de una iniciación de vida práctica y espiritual que dura muchos años, y en la mayoría de los casos, de toda una vida.

El saber del hombre o mujer medicina en los Andes no se aprende con los parámetros intelectuales académicos de la universidad, sino con la vivencia consciente del pasado y presente de la cotidianidad llamada kawsay, hoy conocida como la intuición complementada con el uso de la razón. Si bien es cierto que muchos hampi-yachak-s3 nacen con este don, o son elegidos por la misma madre naturaleza, la mayoría también aprenden pasando todas las etapas difíciles que puede durar muchos años. En otras palabras, todos los seres humanos estamos en condiciones de recorrer este camino.

La metodología empleada por el hampi-yachak para el aprendizaje es mediante la vivencia práctica-espiritual que abarca lo cotidiano, lo sapiencial, lo experiencial y lo ritual. La cotidianidad consciente vivida por el aprendiz en todas sus fases positivas y negativas cría el interés del runa por recorrer el camino de la sabiduría medicinal. La cotidianidad práctica consciente enseña al futuro hampi-yachak a relacionarse con el “pariverso” y a “leer” las señales naturales de la Pacha-Mama4. A este interés le fortalece la sapiencia del hampi-yachak que con su experiencia vivida de muchos años (como mínimo su media vida) ayuda al aprendiz a familiarizarse con el mundo ritual y espiritual, así como también a relacionarse con el mundo de la naturaleza, para ello utiliza la práctica médica, la tradición, los mitos y los rituales. Con estas bases el aprendiz inicia a caminar por si mismo en la sabiduría, empieza a actuar como “ayudante” del maestro experimentando y viviendo por si mismo todos los misterios y saberes que su aprendizaje severo le exige. Esta experiencia determinará sus condiciones para continuar o desistir de su aprendizaje.

 

La identificación de esta “vocación” o camino para la vida, su iniciación y su recorrido demanda del runa toda la crianza (fortalecimiento) y maduración corporal, emocional, mental y espiritual cuya formación tiene un solo compromiso: el servicio al equilibrio para la armonía con la comunidad divina, humana, naturaleza y ancestros. Esta sacralidad permite que muy pocos elegidos puedan realmente cruzar el umbral de la sabiduría completa que va más allá del bien y del mal,  más allá del tiempo-espacio individual y comunitario, más allá de la vida y la muerte.

 

Ninguna medicina resuelve todos los problemas de la humanidad, todas son válidas porque todas responden a distintas realidades culturales, por ello, para comprender la medicina del mundo andino necesariamente tenemos que introducirnos a la estructura mental y vivencial de nuestras comunidades, solamente desde allí podremos comprender la validez de su vigencia y resistencia. Tampoco se trata de reemplazar una medicina por otra, se trata de fundamentar la sabiduría de la salud desde la propia visión de los hijos/as  de la cultura andina, cuyo propósito, al igual que los otros sistemas de salud, es la defensa de la vida y la convivencia respetuosa entre diferentes formas de vivir, comprender, sentir y actuar.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *