Stephen Hawking, tras probar la ingravidez: «podría haber seguido sin parar»

HONGOS

El astrofísico británico Stephen Hawking, quien ha pasado su vida reflexionando sobre la gravedad, escapó brevemente este jueves de la silla de ruedas a la que está confinado y probó la ingravidez

Actualizado 27/04/2007 – 10:52:36

Stephen Hawking, en gravedad cero. / REUTERS
El astrofísico británico Stephen Hawking, quien ha pasado su vida reflexionando sobre la gravedad, escapó brevemente este jueves de la silla de ruedas a la que está confinado y probó la ingravidez flotando libremente, una experiencia que ha calificado de «asombrosa».
«Fue asombroso… podría haber seguido sin parar», ha dicho Hawking, de 65 años, tras culminar un viaje de dos horas en un Boeing 727-200 modificado y de paredes acorchadas que, volando en parábolas como una montaña rusa, produce períodos de ingravidez.
«Como se imaginan, estoy muy entusiasmado. He estado en esta silla de ruedas durante casi 40 años y flotar libremente en la gravedad cero será maravilloso. Espacio, allá voy», dijo el cosmólogo antes de despegar en el avión desde el Centro Espacial Kennedy en el Cabo Cañaveral (Florida).
Amenaza para la tierra
«La vida en la Tierra está en un creciente riesgo de ser destruida por un desastre, como el calentamiento de la atmósfera, una guerra atómica, un virus modificado por medio de la ingeniería genética u otros factores, y no creo que la raza humana tenga futuro a menos que se vaya al espacio», ha advertido Hawking.
En este tipo de vuelos, el avión describe normalmente 15 parábolas (subida y bajada). En las dos primeras, se recrea la gravedad de Marte (un tercio de la de la Tierra), en la tercera, cuarta y quinta la de la Luna (que es la decimosexta parte de la terrestre), y en las otras 10, gravedad cero.
Entrenamiento para un vuelo espacial
Hawking espera que esta experiencia sea un preludio para su proyectado vuelo al espacio en 2009 a bordo de la nave Virgin Galactic, que es desarrollada por el empresario británico Richard Branson para vuelos sub-orbitales, en los que una nave entra al espacio pero no en una órbita estable.
Cuatro médicos y dos enfermeras han acompañado al cosmólogo, vestido con traje azul de vuelo, a bordo del avión G-Force One, conocido popularmente como el vomit comet (cometa del vómito) por los desagradables efectos que pueden sentir a bordo quienes se someten a la experiencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *