SODOMA Y GOMORRA, ¿UN HECHO REAL?

“Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra”. Así relata la Biblia, (Génesis 19:24,28) la destrucción de las ciudades pecadoras de Sodoma y Gomorra, relato, que en estos días está dejando atrás su categoría de mito religioso para convertirse en una enigmática realidad.

La noticia nos refiere que científicos de la Universidad de Bristol, acaban de descifrar por fin el texto de una tablilla hecha de arcilla que los arqueólogos estiman provendría del año 700 a.C., y en la que se registra el testimonio de un testigo que asegura haber visto cómo un asteroide se precipitó a la Tierra hace más de 5 mil años.

La tablilla de Sodoma y Gomorra

La tablilla fue rescata en el siglo XIX de las ruinas del palacio de Nínive por el arqueólogo victoriano Henry Layad. Tiene forma de escudo y contiene el ya citado testimonio escrito de manera cuneiforme de tal modo que sólo recién ha podido ser descifrado.

Los resposables de esta decodificación serían el director de una compañía espacial Alan Bond, y el profesor de aeronáutica de la Universidad de Bristol, Mark Hempsell. Según ellos, el nuevo análisis hecho a la tablilla indicaría que un asteroide impactó contra la Tierra hace 5 mil años y si bien esto no probaría de ninguna manera la existencia de Sodoma y Gomorra, sí explicaría las leyendas apocalípticas en esa época en todas las culturas de la cuenca mediterránea.

Las columnas de fuego

En todo caso, la relación de Sodoma y Gomorra con esta tablilla es que el mismo hecho descrito por la Biblia encajaría perfectamente con el golpe de un asteroide. Es más, los eventos descritos como el fuego proveniente del cielo entre otros coincidiría además con el texto hallado en la tablilla.

Según una nueva tecnología que localiza la ubicación exacta de las estrellas hace miles de años, se ha logrado estimar que este asteroide habría impactado contra la Tierra el 29 de junio 3,123 años a.C., en los Alpes austríacos. Para los astrólogos, este hecho habría provocado el levantamiento de una columna de llamas de por lo menos 400 grados centígrados que se volcó sobre el Mar Mediterráneo y brevemente tocó tierra en algún lugar en el Sinaí o el norte de Egipto, algo que lo vincularía con la antigua historia judeocristiana de la Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *