SITUACIÓN ACTUAL DE LA MEDICINA NATURISTA. Medicinas complementarias

La Medicina Naturista y sus técnicas han venido demostrando durante decenios su utilidad médica en muchos sectores sociales, solucionando problemas de salud, sin que hasta el momento se haya considerado el tenerla en cuenta dentro de la formación específica del médico o del personal sanitario, y quedando relegada a remedios caseros, folkmedicina o charlatanismo.

La Organización Mundial de la Salud en su Resolución EB6. R4 – 1,978 – OMS afirmó hace ya algunos años que la medicina tradicional ayudaría a alcanzar la meta de salud para todos en el año 2.000. Hoy tenemos que decir que la salud para todos en el siglo XXI depende mucho de que recuperemos las medicinas tradicionales.

A veces, cuando hablamos de Medicina Naturista, no sabemos en realidad de qué estamos hablado, por lo cual me gustaría presentar al comienzo de este articulo la definición consensuada de la Asociación Española de Médicos Naturistas:

La Medicina Naturista es un método terapéutico que tiene por base los siguientes principios:

1) Principio fisioterapéutico, mediante el cual se valora que la salud la mantiene el propio cuerpo, con sus propios sistemas y que, en la enfermedad, son estos sistemas los que se ponen en marcha, tendiendo casi siempre a la curación y reequilibrio de los mismos. Ciencias actuales como la inmunología, la microbiología y la teoría general de sistemas apoyan esta interpretación médica.

2) En el aspecto metodológico, sin renunciar a ningún tipo de terapia que pueda ayudar al enfermo en su tendencia espontánea hacia la curación, son más utilizadas aquellas terapias basadas en remedios naturales, cuya aplicación ha dado lugar a técnicas reconocidas y probadas por su eficacia terapéutica, como son: Fitoterapia, Balneología, Climatología, Helioterapia, Geoterapia, Termoterapia, Hidroterapia e Hidrología Médica, Cinesiterapia, Dietoterapia, técnicas manuales de movilización y masaje terapéutico, atención y cuidados medio-ambientales, educación para la salud y modificación de hábitos.

Es una medicina sencilla, menos cara para la sociedad que promueve la autonomía del paciente, educándole para resolver sus propios problemas de salud con la ayuda del médico pero sin depender de él.

El desarrollo histórico, paradójicamente, nos ha colocado en el lugar de la denominada «medicina no convencional», a pesar de estar basada en uno de los criterios más básicos y ortodoxos de la medicina.

En un estudio sobre el uso de la medicina no convencional, publicado en Estados Unidos, se señala que una tercera parte de los pacientes utilizan tratamientos no convencionales. Esta asistencia cuesta más de 13.700 millones de dólares, más que el coste de todos los impuestos hospitalarios (12.800 dólares). La mayoría de estos tratamientos: relajación, ejercicio físico, fitoterapia, etc., son aplicados por médicos de familia (BOWMAN 1994). Hace unos años, el 22 de Noviembre de 1991, el Congreso aprobó un proyecto que creaba la Oficina de Medicina Alternativa (OMA) dentro de los Institutos Nacionales de Salud (ROSS 1995). En 1997, el grupo de temas de educación de la Asociación de Colegios Médicos Americanos (AAMC) anunció la formación de un grupo con especial interés en las medicinas alternativas y complementarias.

La Sociedad de Profesores de Medicina de Familia y la Asociación Americana de Salud Pública también han formado recientemente grupos con especial interés en terapias complementarias y alternativas y pautas para introducir las terapias complementarias en los estudios de los residentes de familia y la Federación “ of State Medical Board” ha impulsado el desarrollo en esta área de oportunidades formativas para consumidores y legisladores.

La Asociación Médica Americana (AMA) ha reconocido la necesidad de las Facultades de Medicina de responder al creciente interés en las prácticas alternativas en relación con los cuidados de salud. El informe de 1997 sobre “El estímulo de la educación en prácticas de medicinas alternativas a los estudiantes de medicina”, respondió a una petición de la AMA para “estudiar el desarrollo de un modelo facultativo de curriculum que aumente la conciencia de la frecuencia y el potencial impacto en la salud de los pacientes de diferentes prácticas en medicinas alternativas/ complementarias”, concluyendo que “las facultades de medicina deben sentirse libres a la hora de diseñar sus propias experiencias, obligatorias y opcionales, en relación con la práctica de medicinas alternativas/ complementarias”.

En una encuesta realizada en Alemania por la Demoskopische Institut Allensbach, dos de cada tres pacientes alemanes prefieren llevar tratamientos naturales para sus problemas de salud.

En la Unión Europea se introducen directivas para coordinar algunas áreas referidas con estos temas (GARCIA 1994) y el eurodiputado LANNOYE presenta en la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Protección del Consumidor el Proyecto de Informe sobre Medicinas no Convencionales (1997).
En estos momentos aparecen nuevos elementos conceptuales organizativos, técnicas relativas a la salud, la reforma de los sistemas sanitarios y, en concreto, la necesidad de que existan programas específicos de formación dirigidos a proporcionar los instrumentos y la metodología propios de la Medicina Naturista..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *