Siria – Explosión durante el funeral del sacerdote secuestrado

 

SIRIA: VIOLENCIA RELIGIOSA SIN CONTROL

 

Explosión durante el funeral del sacerdote secuestrado

 

El artefacto fue detonado durante la celebración de la Divina Liturgia exequial en un templo ortodoxo. Hay civiles y militares muertos. El padre Fabi Jamil Haddad había sido hallado muerto y con signos de tortura. Lo recuerdan como «mártir de la reconciliación y la armonía»

 


 

Qatana – Siria, jueves 26 de octubre de 2012.- Esta mañana, durante el funeral del padre Fadi Jamil Haddad, celebrado en la iglesia de San Elías, en Qatana, por Su Beatitud Ignacio IV Hazim, Patriarca de Antioquía y todo Oriente, explotó una bomba. Se trata del sacerdote ortodoxo secuestrado y hallado muerto, este jueves, en Damasco. Según fuentes locales, estaban presentes miles de cristianos conmovidos y angustiados por la pérdida del sacerdote y la explosión mató a dos civiles y algunos militares.

 

En un comunicado del Patriarcado Ortodoxo de Antioquía y todo Oriente define, al padre Fadi Jamil Haddad, como «un mártir de la reconciliación y la armonía». De hecho, el sacerdote, «estaba realizando una noble misión humanitaria para liberar a un miembro de su parroquia que había sido secuestrado unos días antes». En la mediación, el padre Fadi Jamil Haddad, fue secuestrado junto a otro intermediario. Los secuestradores pidieron un rescate enorme y luego lo mataron.

 

La nota del Patriarcado de Antioquía y todo Oriente, cuya sede está en Damasco – Siria, narra esta «tragedia terrible»:

 

«El cuerpo del Padre Fadi Haddad fue encontrado, durante la mañana del 25 de octubre, en la zona de Drousha. Tenía signos indescriptibles de tortura y mutilación. Fue identificado por el padre Elías El-Baba, sacerdote de la ciudad de Hina, y llevado a la clínica de la ciudad. El Patriarcado de Antioquía, fue informado de su martirio: su sangre inocente y sin mancha es un sacrificio para la reconciliación y la armonía».

 

«Condenamos enérgicamente este acto brutal y bárbaro contra los civiles, los inocentes y los hombres de Dios, que se esfuerzan por ser apóstoles de la paz. Son hombres que mantienen unidos los corazones, vendan las heridas del sufrimiento, consuelan a los enfermos, fortalecen a los débiles en estas circunstancias difíciles. Expresamos la profundidad de nuestro dolor por estos atroces actos que no tienen precedentes en la larga historia de nuestra querida nación, construida sobre cimientos de amor, cooperación, paz y armonía».

 

El Patriarcado invita a «todos los ciudadanos, las organizaciones humanitarias y a todas las personas de buena voluntad a condenar los secuestros, asesinatos, destrucciones, robos, agresiones a la seguridad y al bienestar de los ciudadanos». «Hacemos un llamamiento a todos al diálogo, a la paz y la armonía», dice, «para poner fin al derramamiento de sangre inocente que tiene lugar todos los días».

 

El texto pide a los fieles cristianos «permanecer firmes en la fe y en la esperanza en el poder del Señor que ha querido que tuviéramos vida en abundancia (Juan 10:10)», invitándolos a «permanecer en su tierra y su nación», mirando al futuro «con la fuerza de la fe». «Le pedimos a Dios – concluye el Patriarca Ortodoxo – que el martirio del Padre Fadi Haddad sea un sacrificio ofrecido por los hijos de esta nación y para una tregua en los dolorosos acontecimientos que estamos viviendo en este momento».

 

EL padre Fadi Jamil Haddad nació en la ciudad de Qatana el 2 de febrero de 1969. Estudió teología en Damasco y en el Líbano. Se había casado y fue ordenado sacerdote en 1995 por Su Beatitud el Patriarca Ignacio IV Hazim. Era párroco de la iglesia ortodoxa San Elías, en Qatana. Una fuente del Patriarcado señala que «era muy querido por todos los grupos religiosos y no había tomado una posición en el conflicto político de Siria, pero estaba firmemente comprometido con la reconciliación».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *