Simbolizar la patria con un monumento

El Monumento a la bandera fue erigido para conmemorar la creación de la enseña patria. Pero además, cada escultura, frisos y lugares, poseen un significado propio que representan la formación de nuestra nación.
En 1940 un concurso nacional de proyectos para un monumento a la bandera en la ciudad de Rosario, otorgó el primer premio al trabajo realizado por los arquitectos Ángel Guido y Alejandro Bustillo, junto con la participación de los escultores José Fioravanti y Alejandro Bigatti. El proyecto original solamente incluía lo que actualmente se llama la “Torre Central”, de 75 metros de altura, con el ascensor que culmina en un mirador, “La Cripta del general doctor Manuel Belgrano”, las esculturas de distintas escalas en bronce y en mármol y los relieves también de distintas escalas. La infatigable labor del arquitecto Guido posibilitó que el primer proyecto se ampliara, conformando un conjunto más complejo, que además de “La Torre”, incluyera el propileo “Triunfal de la Patria” con la “Galería de Honor de las Banderas de América”, la “Escalinata Cívico Monumental” y el “Mástil”. De acuerdo con este nuevo proyecto, el conjunto tenía que estar rodeado por un Parque a la Bandera que abarcaba las calles Buenos Aires, Rioja y el río Paraná. Esta última idea sólo pudo realizarse parcialmente, al igual que el intento de traer los restos de Belgrano, para ubicarlos bajo “La Cripta” de la torre. Toda la obra se realizó en mármol travertino de San Luis, natural, sin patinar. En 1943 comenzaron los trabajos, que culminaron en 1957.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *