SIERVOS DE LA GLEBA

LOS SIERVOS: Ya hemos dicho que los campesinos vivían en las inmediaciones del castillo y que a ellos incumbían todas las faenas, puesto que su misión en este mundo era << abastecer a todos en dinero, en alimentos y en vestidos; ahora añadimos que entre la gente campesina se distinguían dos clases: los siervos y los libres.

En los siglos X y XI, había mucho más siervos que hombres libres, sin duda porque los primeros eran descendientes de los antiguos esclavos o de los coloras del fin del Imperio Romano, Su condición no era muy diferente de la de sus antepasados. El siervo no era dueño de su persona, pues formaba parte de la tierra, de la gleba, como se decía entonces, y no podía abandonarla sin consentimiento el señor. Si desertaba, el señor podía perseguirle y apoderarse de él dondequiera que lo encontrase. Necesitaba la autorización de su señor hasta para contraer matrimonio.

El siervo podía ser vendido, prestado o cedido aún la tierra en que trabajaba, y si esa heredad pertenecía a muchos propietarios éstos podían repartirse las hijos del siervo. << El diez y seis de junio dice un acta del año 1087, hemos procedido al reparto de los hijos varones y hembras pertenecientes a varios padres. Se exceptuó del re parto una, recién nacida, que quedó en su cuna. Sí vive, está nuestra propiedad común hasta que concluyamos el convenio que la atribuirá a uno u otro señor.

La única ventaja del siervo consistía en no poder ser arrancado de la hacienda, a la que estaba unido a manera de arrendatario perpetuo. Como precio por el goce del campo, pagaba una contribución o censo invariable, lo cual no impedía que pagara otros tributos más o menos elevados, según el antojo del señor. Por último debía Cultivar de balde las tierras que el señor conservaba para su uso, signo de servicio cuya duración el señor reglamentaba exclusivamente << ¡Ay! decía el obispo Adalberón al rey Roberto, no existe ningún término para las lágrimas gemidos de estos desgraciados!>> LOS SIERVOS: Ya hemos dicho que los campesinos vivían en las inmediaciones del castillo y que a ellos incumbían todas las faenas, puesto que su misión en este mundo era << abastecer a todos en dinero, en alimentos y en vestidos; ahora añadimos que entre la gente campesina se distinguían dos clases: los siervos y los libres.

En los siglos X y XI, había mucho más siervos que hombres libres, sin duda porque los primeros eran descendientes de los antiguos esclavos o de los coloras del fin del Imperio Romano, Su condición no era muy diferente de la de sus antepasados. El siervo no era dueño de su persona, pues formaba parte de la tierra, de la gleba, como se decía entonces, y no podía abandonarla sin consentimiento el señor. Si desertaba, el señor podía perseguirle y apoderarse de él dondequiera que lo encontrase. Necesitaba la autorización de su señor hasta para contraer matrimonio.

El siervo podía ser vendido, prestado o cedido aún la tierra en que trabajaba, y si esa heredad pertenecía a muchos propietarios éstos podían repartirse las hijos del siervo. << El diez y seis de junio dice un acta del año 1087, hemos procedido al reparto de los hijos varones y hembras pertenecientes a varios padres. Se exceptuó del re parto una, recién nacida, que quedó en su cuna. Sí vive, está nuestra propiedad común hasta que concluyamos el convenio que la atribuirá a uno u otro señor.

La única ventaja del siervo consistía en no poder ser arrancado de la hacienda, a la que estaba unido a manera de arrendatario perpetuo. Como precio por el goce del campo, pagaba una contribución o censo invariable, lo cual no impedía que pagara otros tributos más o menos elevados, según el antojo del señor. Por último debía Cultivar de balde las tierras que el señor conservaba para su uso, signo de servicio cuya duración el señor reglamentaba exclusivamente << ¡Ay! decía el obispo Adalberón al rey Roberto, no existe ningún término para las lágrimas gemidos de estos desgraciados!>>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *