SEXTO PRINCIPIO DE LA HOMEOPATÍA:

INDIVIDUALIDAD MEDICAMENTOSA.

Así como hay entonces una manera personal de enfermar, así descubrió HAHNEMANN que hay UN ÚNICO MEDICAMENTO o SUSTANCIA MEDICAMENTOSA para cada individuo. Como se hubo dicho anteriormente el perfil curativo de un producto se extrae de la experimentación en seres humanos y de los síntomas que dichos experimentadores aportan. Se constituye así un REMEDIO con un espectro capaz de curar (pues antes lo fue de enfermar en el sujeto testigo) en las esferas mental, general y orgánica; Cada uno con un sin numero de matices en las distintas áreas. Existen medicamentos como el LYCOPODIUM CLAVATUM, apto para personas muy orgullosas sumamente eficientes y trabajadoras, de gran apetito y de padecimientos digestivos importantes; el NATRUM MURIATICUM (o sal común), ávido de demostraciones de afecto, siempre enamoradizo y sufriendo por penas de amor, con gran deseo de sal en las comidas, etc. HAHNEMANN descubrió así que casi todas las sustancias y elementos del universo tienen un oculto poder curador para los seres vivos, que llega a hacerse accesible a través de un proceso de dilución y agitación progresivas. Luego se debe comparar el la consulta que cuadro global (mental  afectivo, general y orgánico) presenta el paciente con el perfil fijo de los medicamentos a fin de encontrar el remedio más similar posible, que se constituiría así en su «SIMILIMUM»; verdadera imagen medicamentosa-curativa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *