Seguridad del combustible gastado y de desechos radiactivos

Cuarta reunión de revisión de la Convención conjunta abre el 14 de mayo en Viena

 

Partes de la Convención Conjunta sobre seguridad en la gestión del combustible gastado y la seguridad de la gestión de desechos radiactivos se reunirán en mayo para revisar los informes nacionales que describen cómo sus obligaciones en virtud de la Convención conjunta están llevando a cabo. Esta es la cuarta vez que las Partes Contratantes se reúnen para discutir los resultados de una «revisión por pares» de los informes nacionales. Este proceso permite a las Partes a revisar y discutir los detalles en condiciones de seguridad las medidas adoptadas para aplicar la Convención conjunta .

Un número récord de más de 600 delegados de 63 Partes Contratantes de laConvención conjunta se espera que tomen parte en esta reunión, que tendrá lugar del 14 hasta 23 may 2012 en el OIEA. Cada Parte presentará su informe nacional propia y responderá a preguntas sobre el mismo de las otras Partes.El informe nacional se espera que explique cómo el país está cumpliendo con, o tiene intención de cumplir, de 25 artículos técnicos de la Convención. Este año, la reunión también se tendrán en cuenta los acontecimientos actuales y los desarrollos en el campo. Un informe de síntesis a disposición del público acordado por las Partes Contratantes presentarán el resultado de los debates.

Las reuniones previas de revisión se han identificado las áreas donde se han registrado progresos significativos, particularmente en el establecimiento de políticas integrales de gestión de residuos que incluye la clausura y la gestión de los residuos legado. También han identificado los retos a largo plazo, tales como la gestión del combustible gastado, la eliminación de los residuos de alta actividad radiactiva, y la necesidad de encontrar opciones de eliminación adecuados para todo tipo de residuos radiactivos.

Fondo

La Convención Conjunta sobre Seguridad en la Gestión del Combustible Gastado y sobre Seguridad en la gestión de desechos radiactivos , el primer instrumento jurídico para abordar directamente estos temas a escala mundial, se abrió a la firma de 29 de septiembre 1997. Entró en vigor el 18 de junio de 2001.

La Convención conjunta se aplica al combustible gastado y los residuos radiactivos procedentes de los reactores nucleares civiles y las aplicaciones y del combustible gastado y los residuos radiactivos derivados de programas militares o de defensa cuando dichos materiales se transfieran permanentemente a, y se gestionen en programas exclusivamente civiles, o cuando ha sido declarado como pasó combustible o residuos radiactivos con el fin de la Convención por la Parte Contratante. La Convención también se aplica a las emisiones planificadas y controladas al medio ambiente de materiales radiactivos líquidos o gaseosos procedentes de instalaciones nucleares reglamentadas.

Las 63 partes contratantes son: Albania, Argentina, Australia, Austria, Belarús, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, China, Croacia, Chipre, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Gabón, Georgia, Alemania, Ghana , Grecia, Hungría, Islandia, Indonesia, Irlanda, Italia, Japón, Kazajstán, República de Corea, Kirguistán, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Mauritania, Marruecos, Montenegro, Países Bajos, Nigeria, Noruega, Polonia, Portugal, República de Moldova, Rumania , Federación de Rusia, Arabia Saudita, Senegal, Eslovaquia, Eslovenia, Sudáfrica, España, Suecia, Suiza, Tayikistán, La Antigua República Yugoslava de Macedonia, Emiratos Árabes Unidos, Ucrania, Reino Unido, Estados Unidos de América, Uruguay, Uzbekistán y la Unión Europea Comunidad de la Energía Atómica (Euratom).

El Convenio insta a las reuniones de revisión de las Partes Contratantes. Cada Parte Contratante está obligada a presentar un informe nacional en cada reunión de revisión que se ocupa de las medidas adoptadas para dar cumplimiento a las obligaciones de la Convención .

 

(Nota a los Medios de Comunicación: Le invitamos a publicar estas historias y la amabilidad de solicitar la atribución a la OIEA).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *