SECRETO EN LA CASA DE LOS ROTHSCHILD

-En 1773, Mayer Amschel Rothschild habría encontrado en secreto en la casa de los Rothschild, en Frankfurt, doce socios capitalistas judíos acomodados e influyentes (Los Sabios de Sión o los Sionistas)
para estudiar un plan que controlaría toda la fortuna mundial

Los Rothschild y Los Perfectibilistas (illuminati)

 Los Rothschild y Los Perfectibilistas (illuminati

Antes del texto quiero que sepan que se muy bien la diferencia entre Judío (raza) y Sionista (elite judia).
y que si lees esto y eres judio mi intencion no es ofender a tu razaPermitidme fabricar y controlar el dinero de una nación y ya no me importará quién la gobierne.
Mayer Amschel Rothschild (Judío Sionista)

En una época en que los gobernantes gozaban de poder absoluto sobre sus súbditos, como era aquella de las monarquías, la solución que encontraron los banqueros para no perder su dinero y su cabeza, cuando los reyes comenzaron a acudir a ellos en busca de dinero para financiar sus guerras, fue la de financiar a ambos rivales; al oponente se lo financiaba discretamente. También exigían cierta cuota de poder real inmediato, en forma de títulos de nobleza, tierras o negocios públicos. Esta doble estrategia tenía la ventaja de asegurarse siempre el retorno del dinero y el mantener la cabeza en su puesto.

Fue la marca distintiva de determinadas familias de banqueros, entre ellas la que nos ocupa, quienes en el siglo XIX adoptaron una pose cosmopolita, una proyección social y un interés exagerado en asumir las deudas de los distintos gobiernos, por lo que se los acabó conociendo como «banqueros internacionales» .

Simultáneamente a que Mayer Amschel se enriquecía gracias a su gran voluntad, ingenio y falta de escrúpulos, Adam Weishaupt fundaba la orden de «Los Perfectibilistas», mejor conocida como los Illuminati. Mayer Amschel pronto comprendió que ambos deseaban lo mismo, cambiar el statu quo hacia un formato que los favoreciera; sin embargo habría que actuar entre bambalinas, los Illuminati ya habían sido oficialmente destruidos en 1784 y sus miembros destituidos se encontraban en la clandestinidad en la época en la que Mayer Amschel los congregó en su casa de Frankfurt en 1786, siendo el objeto principal de la reunión analizar los nuevos e importantes planteamientos de la Revolución francesa. Algunos años más tarde el diputado y miembro del Comité de Salud Pública de la Asamblea Nacional Joseph Cambron, recordaba que a partir de 1789 «la gran Revolución golpeó a todo el mundo excepto a los financieros».

Jugada maestra

Durante las guerras napoleónicas, los Rothschild apoyaban por igual a Bonaparte y a Wellington, pero la jugada maestra la hicieron a raíz de la batalla de Waterloo. Uno de ellos fue espectador privilegiado de esta batalla y una vez que se aseguró que Marte sonreía a Inglaterra y Prusia, salió al galope reventando sucesivas monturas, pagó un dineral para cruzar el canal de la Mancha y luego continuó su galope hasta Londres donde en la Bolsa de Valores inglesa se puso a vender desesperadamente acciones a cualquier precio. Los demás agentes de bolsa, conociendo el valor de la información que manejaban los Rothschild, interpretaron que Napoleón había ganado la batalla, con lo que el pánico se apoderó del mercado que cayó a mínimos nunca vistos. Un pequeño grupo de agentes compraban anónimamente para Rothschild las acciones de la deuda de guerra británica que se vendían a un precio miserable.

A partir de este punto de inflexión, los Rothschild no hicieron más que incrementar su poder hasta quedar sin rivales en Europa y comenzó para ellos un nuevo desafío, la conquista de América .

El profeta

Un poeta del romanticismo alemán y también miembro secreto de los carbonarios, publicó el 12 de julio de 1842 un extraño texto con aires de profecía en la revista Französische Zustände, de Hamburgo en el que advertía que: «el comunismo, que aún no ha aparecido pero que aparecerá poderoso y será intrépido y desinteresado como el pensamiento […] se identificará con la dictadura del proletariado» y «aunque de él se hable ahora muy poco […] será el héroe tenebroso al que se reserva un magno pero pasajero papel en la moderna tragedia. Solo espera la orden para entrar en escena». Vaticinaba además «la guerra entre Francia y Prusia, que será sólo el primer acto del gran drama, el prólogo. El segundo acto será el europeo, la revolución universal, el gran duelo de los desposeídos contra la aristocracia de la propiedad. Entonces no se hablará más de nación ni de religión. Solo existirá una patria, la Tierra. Y una sola fe, la felicidad sobre la Tierra» porque «existirá quizás tan sólo un pastor y un rebaño, un pastor libre con un cayado de hierro, y un rebaño humano esquilado y balando de modo uniforme».

Fue Heinrich Heine, sobrino del banquero Salomón Heine de Hamburgo, quién hacía estas predicciones, en las que preveía el advenimiento del comunismo, la guerra franco-prusiana de 1870 y la globalización, y utilizaba por primera vez la expresión dictadura del proletariado, luego apropiada por Lenin.

Gracias a Heine, Marx consiguió refugiarse en Inglaterra cuando huía de la persecución de las policías prusiana y francesa y también, gracias a Heine, encontró refugio en la casa de los Rothschild de Londres -donde también había encontrado protección con anterioridad un masón británico que ocuparía el asiento de primer ministro del Reino Unido, Benjamin Disraeli.

Para el lector que no está iniciado en el plan para instalar el Nuevo Orden Mundial (y cuyo primer escalón es la globalización) el contenido anterior puede ser de interés puramente anecdótico. Sin embargo es clave para comprender que existe en ejecución un plan, que se diseña entre bambalinas, del cual Heine tenía conocimiento; pues muchos años antes de los acontecimientos pudo describirlos en el artículo mencionado.

Para respetar el punto de vista neutral -una exigencia a los editores de Wikipedia- podemos contemplar la posibilidad de que Heine haya sido efectivamente un profeta.

Heine tuvo amistad con Balzac, quién también conoció y trató a James Rothschild en Francia, a quién le confió su dinero. Penetrante observador de la sociedad humana nos dejó esta frase «Hay dos historias: la historia oficial, embustera, que se enseña ad usum delphini, y la historia secreta, en la que se encuentran las verdaderas causas de los acontecimientos: una historia vergonzosa».

Los Rothschild fueron colaboradores del Estado de Israel, y el barón Edmond James de Rothschild fue un patrocinador del primer asentamiento en Palestina en Rishon-LeZion. En 1917, Walter Rothschild, segundo barón Rothschild, fue el destinatario de la declaración de Balfour, que consignó el asentamiento en Palestina como patria de los judíos por el gobierno británico.


Erem
 N.R. EL CONOCIMIENTO  DERROTA LA IGNORANCIA QUE NOS HACE TEMER Y NO DEJARNOS  ENCONTRAR EL CAMINO QUE CADA UNO QUIERE,CADA UNO DEBE SER FELIZ A SU MANERA,NO PERMITAMOS QUE NADIE NOS TUERZA NUESTRAS INTENCIONES ,UNO QUERRA SER HIPPIE,OTRO CIENTÌFICO,OTRO RELIGIOSO Y OTROS DISTINTAS COSAS,LO IMPORTANTE ES NO HACER DAÑO A NADIE Y AL CONTRARIO DIFUNDIR FELICIDAD,LUZ(ESTO ES UN DESEO) ENLOS HINDUÈS SE DICE NEMASTÀ.bUENO LA IDEA ES CONOCER Y DE AHÌ CADA UNO DECIDE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *