Schiff deslumbró en el Colón

El gran pianista húngaro András Schiff consigue llevar lo más pequeño a un grado de genuina espectacularidad. Sus pianísimos, sus notas más suaves, más sutiles y delicadas sobre el teclado y las cuerdas que golpean sus teclas —un salto sin red que el maestro está más que acostumbrado a ejecutar— sorprenden al alcanzar una magnitud sonora y emotiva de excepción: conmueven al público de paraíso (cinco pisos más arriba del nivel del escenario principal del Colón) tanto como al de las primeras filas de platea o los palcos más privilegiados. El miércoles pasado el maestro ha vuelto a demostrarlo y los cuatro bises que le arrancó la audiencia a fuerza de aplausos dan testimonio de la admiración y el placer que Schiff provocó con la ejecución magnífica de cada una de las piezas que formaron su programa para esta nueva, esperada visita suya.

Sin un solo error de cabo a rabo, Schiff desgranó sus interpretaciones con una transparencia musical poco menos que incomparable con los trabajos de intérpretes actuales de su misma y máxima jerarquía. Más que proponer, obligó dulcemente con la seducción inmediata de sus notas a que los tres mil y pico de espectadores que lo escuchaban en religioso silencio se aproximaran espiritualmente a su placer de tocar, rodeándolo con admiración inevitable, como si en lugar de la gran sala todo el mundo cupiera en un reducido ámbito en el que cada mínimo detalle acústico pudiera absorberse con la intensidad y la fruición más profundas, exactas, magistralmente escanciadas.

Las composiciones de las que se sirvió el maestro para embelesar en esta oportunidad fueron las sonatas para piano Nº 30 en Mi mayor, Op. 109, de Ludwig van Beethoven (1770-1827), la Sz. 80 de Bela Bartók (1881-1945) y la “1/X/1905” de Leoš Janáček (1854-1928), en la primera parte. De acuerdo al programa de mano se esperaba que Schiff interpretara esta última luego del intervalo, pero él decidió adelantarla para dedicar toda la segunda parte a la sonata en sol mayor D. 894 de Franz Schubert (1797-1828). Ningún calificativo por debajo de espléndida o sublime alcanza para acercarse a una valoración de la suma entre esta obra solista de Schubert y su recreación a cargo de András Schiff en la gran sala del Colón. Tampoco hay exageración alguna al afirmar que la composición de Schubert se engrandece por encima de sí misma con la interpretación de Schiff.

Nacido en Budapest en 1953, nacionalizado británico en 2001 y vecino de la cità di Firenze en la Toscana italiana, András Schiff prefirió no dar entrevistas a la prensa en este paso suyo por Buenos Aires. Ñ digital registró algunos fragmentos de su interpretación de “la 30 de Beethoven”, que inició el concierto con él al piano.

El abono Bicentenario, que dio principio a esta temporada con los cantantes Angela Gheorghiu y Roberto Alagna acompañados por la Orquesta Estable del Teatro Colón, continuó después con la Bach Akademie Stuttgart dirigida por Helmuth Rilling y presentó por último al pianista chino Lang Lang, tendrá una nueva función en pocos días, como se describe a continuación.

 

ABONO BICENTENARIO. LO QUE RESTA DEL CICLO EN LA TEMPORADA 2012.

 

MARTES 4 DE SEPTIEMBRE A LAS 20:30 HS

Arcadi Volodos

El pianista nacido en San Petersburgo es otro de los grandes artistas que se debía nuestro país. La formidable acústica del Colón permite apreciar en vivo su capacidad de expresar las honduras del mejor romanticismo.

Franz Schubert: Sonata para piano en La menor, D 784

Johannes Brahms: Intermezzi Op. 117, Nos. 1-3

Franz Liszt: Sonata en Si menor

 

VIERNES 14 DE SEPTIEMBRE A LAS 20:30 HS

Maxim Vengerov

El violinista ruso será acompañado por el pianista Roustem Saitkoulov.

Johann Sebastian Bach: Partita para violín solo No. 2 en Re menor, BWV 1004

Franz Schubert: Gran Dúo en La mayor

Ludwig van Beethoven: Sonata para violín y piano en La mayor, Op. 47, «Kreutzer»

 

MIÉRCOLES 10 DE OCTUBRE A LAS 20:30 HS

Trío Guarneri de Praga

La música de cámara al mejor nivel imaginable, en la sala principal del Teatro Colón. Tres músicos formidables que encarnan la tradición centroeuropea se presentarán en su escenario para ofrecernos algunos hitos concebidos para su conformación.

Josef Suk: Elegía (Arr. para Trío del Op. 23)

Bedrich Smetana: Trío para piano y cuerdas en Sol menor, Op. 15

Antonin Dvǒrak: Trío para piano y cuerdas No. 4 en Mi menor, Op. 90 «Dumky»

 

SÁBADO 10 DE NOVIEMBRE A LAS 20:30 HS

Renée Fleming

Gerald Martin Moore, piano

Notable Condesa en Las bodas de Fígaro ya 20 años atrás, Fleming se ha convertido desde entonces en una de las glorias del Metropolitan neoyorquino y de los máximos escenarios líricos del mundo. El Teatro Colón vuelve a tener a esta soprano excepcional para apreciarla en la plenitud de su arte.

 

Teatro Colón

Cerrito 628, Buenos Aires

República Argentina | +5411 4378 7100

www.teatrocolon.org.ar | info@teatrocolon.org.ar

www.facebook.com/TeatroColonOficial | www.twitter.com/teatrocolon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *