RELIGION MUSULMANA- EL ISLAM

El Islam
El Islam en el mundo:

El islam constituye, junto con el cristianismo y el judaísmo, una de las tres grandes religiones monoteístas del mundo. Se calcula que en la actualidad profesan el Islam unos 1.200 millones de personas repartidas por los cinco continentes. Esto significa que una de cada cinco personas en el mundo profesa la religión del Islam en cualquiera de sus interpretaciones. No hay que confundir el término musulmán con el de árabe. El pueblo árabe existía mucho antes del Islam, formado por tribus que habitaban la Península Arábiga. La conversión progresiva de estas tribus al Islam contribuyó al fortalecimiento de su organización política y a la expansión del pueblo árabe por la región del Magreb y Oriente Medio, pero coexistiendo en aquellos momentos (y todavía hoy) con árabes de otras religiones (cristianos y judíos, fundamentalmente) y con otros pueblos (imazighen -bereberes-, persas, kurdos, culturas d! e la África Negra y otros pueblos). El musulmán es aquella persona que profesa voluntariamente la fe del Islam, y entre los musulmanes sólo el 15 % son árabes. Los musulmanes están presentes en todos los pueblos de la tierra, desde el norte de África y el África subsahariana, a Europa (especialmente Alemana, Bosnia y Francia), India, Brasil, etc. Son de destacar los más de 50 millones de musulmanes de China y los más de 150 millones de Indonesia. En España, se calcula que la población musulmana supera el medio millón de personas, sin contar las personas inmigradas no reconocidas legalmente. Este dato convierte el Islam en la segunda religión con mayor número de creyentes dentro del Estado, tras el cristianismo católico. Entre estos se encuentran ciudadanos/as de Ceuta y Melilla, musulmanes españoles conversos y, en número creciente, personas inmigradas

Orígenes del Islam:

De las tres grandes religiones monoteístas del mundo, el Islam es la que apareció más tarde, concretamente en el siglo VII. Para su profeta, Muhammad (frecuentemente traducido como Mahoma), no se trataba de una nueva religión sino de la continuación y perfección de la única religión revelada desde los inicios de los tiempos, la palabra del único Allah (en árabe), el Yahvé judío (en hebreo) o el Dios cristiano (palabra de origen latino). Muhammad se considera el último profeta enviado por Dios, tras otros entre los que destacan Noé, Abraham, Moisés y Jesús. A diferencia del cristianismo, todos son profetas de esencia humana, es decir, son mensajeros de Dios, escogidos por Dios por haber logrado la perfección como seres humanos, pero no tienen ninguna condición divina. Así, muchos musulmanes consideran erróneo y ofensivo el apelativo «mahometanos», puesto que su adoración es hacia Dios y no hacia su! profeta Muhammad, que siempre mantiene la condición humana.Muhammad nace en La Meca (península arábiga), hacia el año 570. Conoce la pobreza del huérfano y es criado por su tío Abu Talib, que lo incorporó a sus empresas caravaneras. Con 25 años mejorará su posición material como resultado de su matrimonio con Khadiya, viuda de un rico comerciante, para quien había trabajado. Se cree que en alguna de sus expediciones comerciales a Siria y a La Meca, Muhammad tuvo contacto directo con cristianos y judíos, puesto que le gustaba reflexionar sobre temas religiosos. A partir de los 40 años, empezó a retirarse periódicamente a meditar a las montañas y fue allá dónde, según la tradición, una noche la palabra de Dios le fue revelada mediante el arcàngel Gabriel. Las revelaciones se repetirían y hacia el 613 Muhammad empezó a predicar. Estas revelaciones de Dios serian recogidas tras su muerte y agrupadas en suras ! o capítols. La totalidad de éstas forman el Corán, libro sagrado de los musulmanes dividido en 114 suras, cada una de las cuales incluye multitud de versículos denominados aleyas (más de 6.000).En un principio, las predicaciones de Muhammad fueron rechazadas en La Meca, ciudad de peregrinaje dónde en aquel momento predominaba el politeísmo. Finalmente, la persecución provocó su emigración (Hégira) hacia la ciudad de Jathrib en el año 622, primera ciudad que había aceptado el Islam y que desde entonces recibe el nombre de Medina (Medinaten Neby: «Ciudad del Profeta»). Ésta, junto con La Meca entre otras, es considerada ciudad sagrada del Islam. La emigración marca el inicio del calendario islámico, también llamado calendario de la Hégira. Muhammad murió en Medina, en el año 632 de la era cristiana, año 11 de la Hégira, habiendo logrado la conversión de muchas tribus árabes al Islam, incluida la ciudad de La Meca

Historia del Islam

La historia del Islam comienza en la Arabia en el siglo VII con la predicación del profeta Muhammad.

Un siglo después de su muerte, el estado islámico se extendía desde el océano Atlántico hasta el oeste del Asia Central. En la historia del Islam existen diversas dinastías que se disputaron los califatos o el liderazgo del Islam y muchos estados islámicos que ofrecían una mínima o ninguna obediencia al califa.

No obstante, el imperio de los califas abbasíes y el de los turcos selyuquíes se contaban entre los más poderosos de su época. Después de la desastrosa derrota de los Bizantinos en la batalla de Manzikert en 1071, la Europa cristiana llevó a cabo diversas Cruzadas. Tras la Primera Cruzada, los occidentales, por algún tiempo, lograron capturar y gobernar Jerusalén. Saladino, sin embargo, restableció la unidad islámica y derrotó a los chiíes Fatimíes.

Entre el siglo XIV y el XVII, uno de los más poderosos imperios fue el Imperio de Malí cuya capital era Tombuctú . Sin embargo, esta cultura estuvo profundamente pautada por la árabe (incluso en el idioma), no siendo realmente original.

En el sigo XVIII, hubo tres grandes imperios musulmanes: El otomano en Turquía, el Medio Oriente y el Mediterráneo; el safaví en Irán y el mogol en Asia Central y parte de India. En el siglo XIX, estos imperios habían caído bajo la dominación del poder político y económico de Europa. Después de la Primera Guerra mundial, el remanente del imperio otomano fue dividido en protectorados o esferas de influencia europeas. El Islam y el poder político del Islam han revivido en el siglo XX. Sin embargo, las relaciones entre Occidente y cierto número de Estados de mayoría musulmana permanecen precarias.

Pilares del Islam:

Dijo el Mensajero de Dios (PYB):
«El Islam se fundamenta en cinco pilares: Atestiguar que no hay otra divinidad con derecho de ser adorada, sino Dios, y que Muhammad es el Mensajero de Dios, observar las oraciones, pagar el zakat, ayunar en Ramadán y peregrinar a la Casa (Ka’aba) si se cuenta con los medios».

El primer pilar: la shahada o testimonio de fe, es expresar con total convicción y en forma voluntaria: No hay otra divinidad con derecho de ser adorado sino Dios, y que Muhammad, es el Mensajero de Dios (Ash – hadu an la ilaha illa Allah, wa ash-hadu anna Muhammadan rasulullah).

Esto significa, la afirmación de la unidad absoluta de Dios la que ha sido predicada por todos los Profetas y Mensajeros, desde Adán hasta el último de ellos, Muhammad (PYB).

Esta declaración contiene en sí misma, los dos conceptos básicos:
a) Tawhid (Monoteísmo: Creer en que todo cuanto hay en los cielos y en la tierra pertenece solo al Creador), y
b) al Risala (El Mensaje: Es el canal de comunicación, a través de los Profetas, entre Dios y la humanidad)
El segundo: el Salat (la oración), es el vínculo entre el musulmán y su Señor, cinco veces al día, en forma individual o conjunta. En ella se recita el Sagrado Corán y se efectúan determinados movimientos que simbolizan el espíritu de sumisión. El Salat redime los pecados, fortifica la conciencia y el espíritu; aparta del mal y de lo reprochable, dice El Altísimo: «Observa la oración, porque ella preserva de lo ilícito y de la obscenidad».

El tercero: el zakat o contribución social, consiste en la purificación de los bienes de los pudientes, mediante la destinación de un porcentaje excedente de esos mismos, para los pobres y necesitados.
Entre sus beneficios cabe destacar el afianzamiento de lazos entre los pobres y ricos, puesto que el ser humano tiende por naturaleza a amar a su benefactor, como así también erradica del alma la avaricia y la mezquindad, como reza en el Sagrado Corán, al dirigirse al Mensajero: «Toma de sus riquezas una caridad para purificarles y enriquecer sus almas con ella».
El cuarto pilar: el ayuno del mes de Ramadán, (noveno del calendario lunar). El musulmán debe abstenerse de comer, beber, fumar y de tener relaciones sexuales desde el alba hasta la puesta del sol.

En este mes, comenzó la revelación del Sagrado Corán en una noche llamada «Laitatul Qadr «(la noche del decreto), dice El Altísimo; «El mes de Ramadán, en que fue revelado el Corán, guía para la humanidad».
Dijo el Mensajero de Dios (PYB) «Quién ayune en el mes de Ramadán con fe y esperanza en la recompensa de Dios, le serán perdonados sus pecados».
El fin no es solamente abstenerse de comidas, bebidas y otros elementos que anulan el ayuno, puesto que el Profeta (PYB) dijo: «El ayuno es una protección».
Está exento de ayunar el enfermo, el viajero, el anciano y la mujer en el período menstrual , post-parto, embarazada o que amamanta a su hijo.
El quinto pilar: el Hayy (la peregrinación). Es deber de todo musulmán con recursos para hacerlo, una vez en su vida, viajar a Makka y realizar la peregrinación. La misma se lleva a cabo solamente en el mes de Dhul Hiyya (décimo segundo del calendario lunar).
Dice Dios: «La peregrinación se efectúa en los meses consabidos. Quién la emprenda deberá abstenerse de la copula, de cometer actos impíos y de discutir».
Dijo el Mensajero de Dios (PYB) «Quién peregrine correctamente, es como si hubiera nacido nuevamente».

Organización:

Autoridades religiosas:

La autoridad politico religiosa máxima en el islam es el Califa, elegido entre los creyentes. En segundo lugar se sitúan los Emires o príncipes y a continuación le siguen el Jeque, el Alcalde y el imam.El Islam está abierto a todos sin importar la raza, edad, creencias previas o sexo. Es suficiente ser creyente en los principios fundamentales del Islam. Esto se realiza atestiguando la unicidad de Dios y la aceptación de Muhammad como profeta de Dios, recitando la shahada (Testificación), lo cual debe hacerse sin coacción y sinceramente estando presentes otros musulmanes.

La ley Islámica

La Sharia es la ley islámica, tal como fue elaborada por los eruditos musulmanes. El Corán es la fuente principal de la jurisprudencia islámica. La segunda fuente es la Sunna: las prácticas de Muhammad y las primeras comunidades islámicas. La Sunna no es en sí un texto como el Corán, sino la suma de los «hadices»; es decir, las tradiciones originalmente orales que refieren las palabras y actos de Muhammad.

La ley islámica cubre todos los aspectos de la vida del musulmán. Aquellas leyes islámicas que están expresamente descritas en el Corán se denominan hudud. Incluyen la prohibición del homicidio, relaciones sexuales extramaritales, consumo de alcohol y juegos de azar. El Corán también detalla leyes relacionadas con la herencia, el matrimonio, la compensación en los casos de homicidio o daños físicos; así como reglas para el ayuno, el azaque y la oración. Los preceptos y prohibiciones son interpretados en la práctica por los eruditos en religión o ulemas.

Otros aspectos legales son dirimidos por los takzir o jueces. Se les da el poder de dictar sentencia siempre ateniéndose a los principios del Corán y la Sunnah. La ley islámica es directamente aplicable cuando la constitución del país involucrado así lo establece, como es el caso de Arabia Saudita o Irán. De otro modo, se aplica la legislación sancionada por el estado; que, según el caso, puede coincidir en mayor o menor medida con la Shariah.

Calendario islámico

El calendario islámico comienza con la Hégira, es decir, la emigración de Muhammad de La Meca a Medina. Ese año equivale al 622 del calendario gregoriano. Los años del calendario lunisolar pueden tener 354 ó 355 días. Por eso, para establecer un año islámico, no basta con añadir 622 años al calendario gregoriano.

Los días feriados islámicos, basados en el calendario lunisolar, se celebrarían en distintas fechas cada año, si los lleváramos al calendario gregoriano.

Otras ramas del Islam
Wahhabismo :

Los wahhabíes son un grupo menor y más reciente. Pertenecen a la rama de los sunníes. El wahhabismo es un movimiento fundado por Muhammad ibn Abd al Wahhab en el siglo XVIII en el Nechd (Arabia central). Su doctrina se basa en la eliminación de las escuelas de pensamiento o de interpretación del Corán, en favor de seguir literalmente lo expresado por el libro sagrado. De hecho, consideran que algunos Sunnís son herejes. El wahhabismo está ligado desde sus orígenes a la historia de la Casa de Saud y es reconocido como la religión oficial de la Arabia Saudita y, por tanto, tienen una gran influencia en el mundo islámico. En este país se encuentran las dos principales ciudades sagradas de La Meca y Medina y la enorme capacidad económica de la Arabia para financiar escuelas y mezquitas alrededor del mundo.

Los sunníes y los chiíes han luchado frecuentemente. Algunos sunníes consideran que los chiíes son herejes; si bien, otros los reconocen como hermanos musulmanes. El Shaikh Mahmood Shaltoot, decano de la Universidad Islámica de al-Azhar en el Cairo, afirmó que la escuela de pensamiento denominada Ja’fari (otra de las denominaciones de la vertiente chií duodecimana) es una escuela religiosamente correcta, al igual que las escuelas de pensamiento sunníes.

Jariyitas

Otra secta que data del principio del Islam es la de los jariyitas. Los únicos sobrevivientes de esta secta son los musulmanes ibadíes, quienes enfatizan el raciocinio y la tolerancia. La mayoría de los miembros de esta secta viven en Omán.

Otro movimiento dentro del Islam se ha denominado progresista. Sus seguidores pueden ser conocidos como Ijtihadistas. Pueden ser sunníes o chiíes y están a favor de una interpretación liberal y personal del Corán.

Sufismo

El sufismo es una práctica que tiene seguidores entre los sunníes y los chiíes. Según la mayoría de los autores sunníes es el camino de la práctica del tercer aspecto del Islam, el ihsan o perfección espiritual; por otro lado puede decirse que su objetivo es el esfuerzo por la adquisición de las características del siervo o ser humano perfecto (insan al-kamil o abd al-kulli). Enfatizan varios aspectos espirituales como el perfeccionamineto de la fe, el estado de rememoración divina continuo (dhikr), la purificación del ego (nafs) a través de determinadas prácticas espirituales. La mayoría de sus seguidores se organizan en cofradías (tariqa en árabe) sufíes. No obstante, hay algunas de ellas que no pueden incluirse dentro de esas dos ramas, como es la bektashi u otras, como las de aparición en Europa y América, que pertencen a movimient! os new age.

El sufismo está presente en el mundo islámico desde su Occidente, en países como Senegal, hasta su Oriente, como por ejemplo Indonesia, como en países europeos o americanos.

Ahmadiyyat

La Comunidad Ahmadía (es una secta) que fue establecida por Hazrat Mirza Ghulam Ahmad en el año 1889 en Qadian (India). Niegan que Muhammad sea el último profeta, siendo este relevado por el fundador de la secta. Promueve un cierto sincretismo entre el cristianismo y el islam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *