RELIGION MESOPOTAMICA-Primer Imperio Babilónico.

Ya entrado el segundo milenio, hacia el 1830, tiene lugar otro cambio de escenario. Pueblos nómades, de raza semita, provenientes del oeste (=amurru) presionan por el norte de Mesopotamia hasta que logran atravesar el Eúfrates e invadir la región. Son los conocidos amorreos. Su fuerza de choque era tal que penetraron por el norte hasta Asiria (el Tigris) y por el sur hasta las fronteras de las antiguas ciudades sumerias. Estos amorreos subyugaron progresivamente todas las ciudades de la región, tanto sumeria como akkadinese, y también las ciudades de los asirios que habían comenzado a levantar cabeza, después de la caída de la primera dinastía de Ur.

La nueva hegemonía amorrea constituyó, así, el primer imperio mesopotámico propiamente tal, erigiendo como capital una pequeña ciudad estratégicamente situada en el centro geográfico de la región: Babilonia. De esta manera, surgió el Primer Imperio babilónico, con su primera dinastía, cuyo principal representante fue el sexto rey de esa dinastía, el famoso Hammurabi (1728-1636), quien, después de un breve período de convivencia pacífica con sus vecinos del oeste del Eufrates, sobre todo el rey de Mari, Zimri-lin, fue subyugando también esa región hasta convertir su imperio en el más extenso que nunca antes hubiera existido, yendo su poder, de norte a sur, desde Asiria a Egipto y, de este a oeste, de Elam a las costas mediterráneas de Siria.

Al mismo tiempo fue extendiréndose la cultura babilónica y comenzó a adoptarse la escritura semita del tipo akkádico, en lugar de la sumeria cuneiforme usada hasta entonces en toda la Mesopotamia.

1.6. Los Cashitas.

La misma extensión del imperio logrado por Hammurabi fue la causa de su progresivo debilitamiento. Tribus nómades del este comenzaron a presionar y a penetrar en el territorio, cruzando el Tigris, así como, por el norte, presionaban también tribus hititas, provenientes del Asia Menor, donde se habían establecido desde inicios del 1900. Así, pues, el segundo sucesor de Hammurabi sucumbió, hacia 1600, ante los embates de unas tribus extranjeras poco conocidas, provenientes del este: los cashitas.

1.7. El imperio hitita y Mitanni.

La caída del primer imperio babilónico tuvo lugar en 1540, cuando el rey hitita Mursili I, al mando de tribus indoeuropeas, se apoderó de la ciudad de Babilonia, erigiendo el Imperio Hitita, que se extenderá a todas las ciudades del sur, mientras, en el norte, se fueron sedentarizando otras tribus nómades, también indoeuropeas, provenientes del Asia Menor y el Cáucaso, los hurritas. Estos lograron imponer su hegemonía en la región de la antigua Akkad, constituyendo el imperio conocido como Mitanni.

La tensión entre hititas del sur y hurritas del norte (Mitanni) duró desde el siglo XVI hasta mediados del siglo XIV. Gracias a esa pelea entre indoeuropeos, por el dominio de toda la región, los cashitas consiguieron mantener la capital Babilonia e ir ampliando su hegemonía a las demás ciudades del sur, hasta obligar a los hititas a retirarse hacia Siria. Durante este período, los egipcios fueron llegando, por mar, a las costas sirias luchando a menudo, primero contra los hurritas de Mitanni y, después, contra los hititas establecidos en Siria, una vez expulsados de Mesopotamia.

1.8. Imperio Asirio.

Aprovechando su lejanía del centro de la región mesopotámica, así como las peleas entre los diversos imperios sucesivos, los asirios, con su capital Nínive situada al noreste, a orillas del río Tigris, habían ido levantando cabeza y, en 1260, su rey Salmanasar I logró derrotar a los indoeuropeos del imperio Mitanni, enfrentando luego también a los cashitas de Babilonia hasta derrotarlos. De esta manera se impuso el nuevo imperio asirio, con capital en Nínive, el cual se prolongará por largos siglos has el año 612. Es durante esa larga hegemonía que tuvo lugar la invasión asiria del reino de Samaría, por parte del rey asirio Senaquerib, y la deportación a Nínive de los habitantes de Israel, el año 722.

Pero el rey más notable del imperio asirio es, sin duda, Asurbanipal (hacia el 669), quien reunió, en Ninive, la notable biblioteca de 22.000 tablillas cuneiformes, descubiertas en el siglo pasado en las ruinas de la antigua ciudad de Nínive, que había sido trasladada por él mismo desde Babilonia a Nínive, al derrocar aquel imperio.

1.9. II Imperio Babilónico.

El año 612, los babilonios (cashitas) lograron de nuevo zafarse del yugo asirio, hasta destruir la capital misma de su imperio, Nínive. En esa destrucción desaparecieron también los que habían sido deportados del antiguo pueblo de Israel. Así, fue restaurado de nuevo el Imperio babilónico. Por otra parte, durante este segundo imperio babilónico tuvo lugar también la invasión de Judá (el 593) y la destrucción del Templo y la ciudad de Jerusalén (en 587), con la consiguiente deportación de los judíos a Babilonia, bajo el gobierno del rey Nabucodonosor.

1.10. Persas y Griegos.

La hegemonía del II imperio babilónico duró hasta la entrada en escena de los persas Aqueménides, con el rey Ciro, en el 539, quien dejó en libertad a los judíos deportados en Babilonia. El imperio persa se extendió hasta Egipto, creando allí una dinastía faraónica, hasta que Alejandro Magno, en 334, consiguiera invadir Mesopotamia, llegando hasta el valle del Indus, y sometiendo a todos los pueblos antiguos, del Indus al Nilo. Luego vendrán los romanos a imponer su propia hegemonía mundial e partir del año 63. De esta manera, Mesopotamia perdió ya definitivamente su antiguo poderío tanto político como cultural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *