Reiki, una terapia ancestral

Fue por una casualidad que el monje japonés, el Dr. Mikao Usui,descubrió la sumatoria de conocimiento ancestrales que habian estado perdidos por cientos de años, para muchas cultural de la antiguedad, este método curativo encerraba una sabiduría que se transmitía de generación en generación, hasta que en algunos momentos de la historia, estos principíos se pierden, gracias al Dr. Mikao Usui, conocido como el re-fundador del Reiki, esta práctica se actualiza y se implementa un sistema sencillo basado en diferentes niveles para su difusión y enseñanza.
El Dr.Mikao Usui sentía que los métodos de curación existentes en su época, no eran suficientemente efectivos, luego de muchos años de experimentar con el Reiki y evaluar sus excelentes resultados en varios de los males de sus congéneres, llegó a la conclusión que la principal causa de todos ellos era el bloqueo de la energía vital, y la solución era el Reiki.
Entusiamado por este descubrimiento, le dedicó el resto de su vida, su principal objetivo era fundar escuelas y transmitir el conocimiento adquirido, por supuesto, sin dejar de curar, aunque su mayor anhelo, era implementar un método que mantuviera viva las bases filosóficas y espirituales del Reiki.
Esta base espiritual del Reiki, se remonta a los primeros años del siglo veinte en Japón, dentro de un contexto espiritual influenciado por el Budismo, el Shinto y el Animismo, hasta en la formación de su nombre podemos ver esto, Rei significa espíritu y Ki es la inteligencia superior creadora de todo el universo y que vive en cada célula de la materia de todos los seres vivos, Reiki conforma la unidad del espíritu con la energía vital presente en todo el universo. Bloquear esta energía, enferma la meteria, liberar ese bloqueo y dejarla fluir, sana la materia.
De alli, basado en este principio, es que el Reiki se puede aplicar a todos los seres vivos, seres humanos, animales y plantas, por que en todos está presente la misma energia creadora del universo.
Pero no solo en la cultura del Japón podemos ver estos principios, en la cultura Hindú esta energía vital se llama Prana, en la milenaria China la denominaron Chi, Wilhelm Reich la llamó energía orgánica y los científicos rusos la denominaron energía bioplásmica, siendo estos los unicos que lograron fotografiarla en parte con su conocida Cámara Kirlian

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *