REGULACIÓN GENETICA

El aumento del número de copias de un elemento móvil puede originar un elevado número de mutaciones, por esta razón puede ser una carga o un parásito molecular. Pero todos los elementos móviles conocidos regulan su transposición. Parece obvio ya que la autoeliminación de la transposición es un requisito imprescindible para el éxito evolutivo del elemento. Si produce un alto número de mutaciones letales para el huésped pondría en peligro a su supervivencia.

Los mecanismos de regulación son varios y dependen de que elemento se trate. En algunos casos, como en los IS la traducción del mRNA es bloqueada por un RNA antimensajero, o  el promotor de la transposasa es inactivado por metilación de adeninas, siendo activo cuando está hemimetilado. A parte, existe la inactivación de una de las copias del transposón compuesto y así la síntesis de la transposasa no puede producir transposición desmesurada.

Otro mecanismo de autocontrol son las dianas de algunos transposones procariotas que se esconden para la transcripción, la interferencia de la transcripción evita la transposición a genes que se transcriben a alta frecuencia.

Finalmente, uno de los más interesantes mecanismos es el que se da en situaciones de peligro que suponen la supervivencia del huésped. Es decir, que en momento de stress aumenta la actividad de transposición, por ejemplo, en el maíz se activa por infecciones virales, irradiación, …. También puede activarse por causas genéticas, es decir, de cruzamiento, como es el caso de los elementos P de Drosophila.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *