Regímenes anticoagulantes son efectivos en angioplastia post infarto

Los regímenes anticoagulantes de uso común son similarmente efectivos para prevenir la muerte o los problemas cardiacos en pacientes sometidos a intervención coronaria subcutánea (ICP), después de un infarto de miocardio sin elevación ST (no-STEMI), según un nuevo estudio.

Investigadores del Centro Alemán del Corazón (Deutsches Herzzentrum, Múnich) realizaron un estudio doble ciego que asignó al azar a 1.721 pacientes con no STEMI, agudo, para recibir abciximab más heparina no fraccionada (861 pacientes) o bivalirudina (861 pacientes). El objetivo del investigador era poner a prueba la hipótesis de que el abciximab y la heparina serían superiores a la bivalirudina con respecto al punto final primario compuesto de muerte, gran infarto de miocardio recurrente (IM), revascularización urgente del vaso objetivo o sangrado mayor en 30 días. Los puntos finales secundarios incluyeron la combinación de muerte, cualquier IM recurrente, revascularización urgente, del vaso objetivo, y la hemorragia grave en los 30 días.

Los resultados mostraron que el punto final primario ocurrió en el 10,9% de los pacientes en el grupo de abciximab (94 pacientes) y en el 11% en el grupo de bivalirudina (95 pacientes). La muerte, cualquier IM recurrente o la revascularización urgente del vaso objetivo se produjo en el 12,8% de los pacientes en el grupo de abciximab (110 pacientes) y en el 13,4% en el grupo de bivalirudina (115 pacientes). Por el contrario, la hemorragia grave se produjo en el 4,6% de los pacientes en el grupo de abciximab en comparación con el 2,6% en el grupo de bivalirudina. Los resultados indican que los pacientes que recibieron la combinación de abciximab, más heparina, se enfrentan a un riesgo 80% mayor, respecto a la hemorragia. El estudio fue publicado en la edición de 24 de noviembre de 2011, de la revista New England Journal of Medicine (NEJM).

“La comprensión de cual es el tratamiento que funciona mejor es importante porque los pacientes con ataque cardiaco, no STEMI, están en peligro de tener más problemas cardiovasculares”, dijo el autor principal, Adnan Kastrati, MD. “Los resultados de la ICP en estos pacientes dependen en gran medida de la eficacia y seguridad de los fármacos anticoagulantes utilizados durante el procedimiento”.

Los investigadores sugirieron que la falta de protección contra eventos isquémicos apreciados con el abciximab es sugerida, además, por el fracaso de la droga para reducir la frecuencia de infartos de miocardio recurrentes, incluso pequeños, así como otros datos que sugieren que ninguna era la droga asociada con una reducción en el riesgo de trombosis del stent. En total, los resultados sugieren que la bivalirudina solo ofrece protección anti-isquémica similar a la ofrecida por la combinación de abciximab y heparina, y con menos riesgo de hemorragia grave.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *